Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía, hizo un llamado a los líderes de oposición a sumarse a la marcha en defensa de la democracia que tendrá lugar el 7 de agosto en Estambul, tras el intento fallido de golpe de Estado, ocurrido el 15 de julio.

En específico, el presidente turco pidió a Kemal Kilicdaroglu, líder del Partido Republicano del Puebla (CHP) y Devlet Bahceli, líder del Movimiento Nacionalista (MHP) a participar en el evento, además les ha pedido pronunciar un discurso en el barrio Yenikapi, sitio donde acabará la marcha.

Los líderes sostuvieron una reunión por separado con Binali Yildirim, primer ministro turco, donde se analizó las medidas adoptadas por el Gobierno tras el fallido golpe.

El primer ministro también informó de la intención del gobierno de limitar las medidas tomadas en el marco del estado de emergencia en Turquía, el cual tiene una vigencia de al menos tres meses.

Esperemos que el actual estado de emergencia se lleve a cabo con éxito para evitar cualquier otra tentativa de golpe de Estado”, dijo Bahcelli.

En su mensaje, el ministro explicó que los tres partidos han decidido coordinarse para impulsar la reforma de la Constitución, para poder abordar las necesidades urgentes, empezando con cambios a pequeña escala.

Este anuncio se da en relación a lo pronunciado por el abogado de la presidencia quien indicó que se han retirado todos los cargos presentados contra los políticos opositores, a excepción de los miembros del Partido Democrático del Pueblo (HDP), quienes insultaron a Erdogan.

En primera instancia, el presidente turco indicó que retiraría todas las demandas como gesto de “buena voluntad” a quienes lo acusaron de aprovechar el intento de golpe de Estado para silenciar a la disidencia.

POB/JS