Alexandre de Moraes, ministro de Justicia de Brasil, afirmó que sigue siendo mínima la probabilidad de que se produzca un atentado en los Juegos Olímpicos que se desarrollan en Río de Janeiro.

Continuamos con una probabilidad mínima, la evaluación es nuestra y de todas las agencias internacionales”, explicó Moraes en la sede de la Policía Federal de Río de Janeiro.

Junto a las autoridades brasileñas, diversas agencias de inteligencia extranjeras cooperan en la seguridad el evento, que se encuentra en su tercer día de actividades y que concluirá el próximo 21 de agosto.

El ministro calificó como “muy buena” la seguridad en Brasil hasta el momento, esto a pesar de los problemas ocurridos durante la inauguración y el primer día de eventos con algunos robos e incidentes violentos en los alrededores de las sedes olímpicas.

También, durante estos primeros días se han detonado varias mochilas abandonadas, a lo que aclaró que no todas las mochilas y objetos son detonados, explicó que todo se realiza mediante un protocolo de seguridad en donde a la mínima duda se actúa.

Por otra parte, dentro de las acciones de seguridad en Río de Janeiro, la policía civil de la ciudad realizó una operación para desmantelar una banda internacional que comercializaba de manera ilegal los boletos para los Juegos Olímpicos.

Durante la operación se incautaron más de 1,000 boletos para los eventos, además se dio la detención de dos sospechosos, Kevin James Mallon, director de la compañía inglesa THG y a Bárbara Carnieri, funcionaria de la misma empresa.

En el momento de la detención, Kevin tenía entradas falsas y fue llevado a la comisaría de la policía. Él fue procesado por los delitos de asociación criminal, marketing de emboscada y facilitación de reventa”, indicó la policía en un comunicado.

POB/JS