Aros olímpicos. Foto: Shawn Carpenter/Flickr.

Virginia Raggi, alcaldesa de Roma, anunció que la ciudad no mantendrá su candidatura para ser sede de los Juegos Olímpicos 2024.

La nueva alcaldesa dijo que esa decisión obedece a que “no se puede firmar un cheque en blanco, ni contraer nuevas deudas”.

Calificó como “irresponsable” si se aceptara la candidatura pues la ciudad adquiriría nuevas deudas. Recordó que los ciudadanos aún están pagando las deudas que trajeron consigo los Olímpicos de Roma en 1960.

Aunque reconoció que la competencia deportiva sería un negocio a favor de los constructores, dijo que es “insostenible” desde el punto de vista económico”.

No tenemos nada contra los Olímpicos, ni contra el deporte (…) decimos no a los Olímpicos de ladrillo”.

Virginia Raggi refirió que la candidatura era utilizada como un pretexto para una “colada de cemento” en la ciudad, pues los promotores “prometen muchas cosas” y recordó que en 2009, cuando se realizó el Mundial de Natación, el gobierno construyó las estructuras deportivas que al final quedaron inutilizadas.

Nos quedamos con instalaciones abandonadas, inutilizadas que quedaron como esqueletos y cáscaras vacías”.

La alcaldesa también rechazó realizar un referendo sobre el tema.

Los Olímpicos son un cheque en blanco que firman las ciudades anfitrionas, lo dice la universidad de Oxford en un estudio (…) son un sueño que se vuelve pesadilla. No tenemos todavía datos sobre Río (de Janeiro), pero tenemos en los ojos las imágenes de los habitantes de Río"

POB/LFJ