La compañía sueca LELO, fabricante de juguetes sexuales,  desarrolló Hex, un condón que está compuesto de celdas hexagonales que absorben cualquier impacto que reciba el preservativo.

De acuerdo con la compañía, su estructura es más fuerte y duradera que la de un condón común. Afirma que creó este producto para terminar con las quejas más comunes por parte de los consumidores: reducen la sensibilidad y se rompen.

Pese a estar hecho de látex, LELO asegura que gracias a la red hexagonal con la que cuenta existe mayor agarre y tiene más resistencia.

Filip Sedic, inventor de Hex, explica que para la creación del condón se inspiró en los panales y las escamas de las serpientes, pues “los hexágonos son fuertes, simétricos y perfectamente teselados”.

El preservativo cuenta con 0.045 milímetros de grosor, en comparación con los 0.07 milímetros que tienen los condones normales. Para su creación se llevaron tres años de investigación.

Para su promoción la compañía no solo resalta la innovación que supone este preservativo, sino también la importancia de usarlo al tener relaciones para evitar contagiarse de alguna enfermedad de trasmisión sexual.

Para lograr lo anterior, contó con la colaboración del actor Charlie Sheen, quien en noviembre de 2015 admitió tener el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), y en un video comenta que “algo que puede ser un inconveniente de cinco segundos, puede prevenir toda una vida de sufrimiento”.

POB/IIAL