Tras su actuación en el Masters de París, Andy Murray se convirtió en el tenista número 1 del mundo.

El británico, a quien siempre se le había atribuido una imagen de ser siempre el segundo, dio un gran paso en su carrera, pues convivir en el circuito profesional con Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic no es tarea fácil.

Con su nueva posición en el ranking, Murray consiguió “destronar” al serbio Novak Djokovic, quien llevaba 122 semanas consecutivas como el mejor tenista del planeta.

Cuando estás detrás de esos jugadores, es difícil seguir creyendo, seguir trabajando para llegar allí», mencionó Murray tras ganar a final del Masters 1000 de París.

Al inicio de su carrera profesional, Andy Murray cargó con el peso de ser el primer ganador británico de Wimbledon desde el campeonato obtenido por Fred Perry en 1936.

Sin embargo, Murray perdió sus primeras cuatro finales en torneos de Grand Slam, incluido Wimbledon, lo que despertó las críticas de que carecía de talento.

Pero en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, el británico se adjudicó el oro y en ese mismo año, derrotó a Djokovic en la final del Abierto de Estados Unidos.

Un año más tarde, ya con Ivan Lendl como entrenador, Murray logró el campeonato en Wimbledon y en 2015, guió al equipo británico a ganar su primera Copa Davis desde 1936.

Hasta ahora, Andy Murray ha ganado tres finales de Grand Slams de 11 que ha disputado. Su reto es mantener su posición y para eso debe ganar el torneo de Maestros en Londres y en el que participan los mejores ocho tenistas de la temporada.

POB/LFJ