Puebla es uno de los estados con más casos de linchamientos, tienen un crecimiento y una oleada cada vez mayor de delincuencia común y de delincuencia asociada al crimen organizado.

La aparición de linchamientos constituyen un signo de estado fallido, pues los ciudadanos desconfían de la justicia institucional, en el Poder Judicial, en el Ministerio Público, así como en los cuerpos de seguridad; y al hacer uso de su capacidad “para hacer justicia”, están desconociendo al Estado.

[mom_video type="vimeo" id="191720613"]

POB/FOL