Biblioteca Palafoxiana, la memoria del mundo en Puebla

Su acervo es de más de 45 mil libros entre ellos un incunable, escrito en papel de lino e ilustrado con más de dos mil grabados: la Crónica de Nuremberg.

La Biblioteca Palafoxiana es una de las bibliotecas antiguas más valiosas de México; fue la primera biblioteca pública de América y está ubicada en el Centro Histórico de Puebla.

La Biblioteca Palafoxiana es orgullo del barroco y Monumento Histórico de México desde 1981, se encuentra en los altos del edificio de la Casa de la Cultura de Puebla, a un costado de la Catedral poblana.

La Palafoxiana debe su nombre a su fundador, el obispo Juan de Palafox y Mendoza, quien donó su biblioteca particular, la cual constaba de 5 mil volúmenes para el servicio de los colegios de San Juan y San Pedro, motivado por la falta de libros de consulta en la Angelópolis.

Foto: Agencia Enfoque

Foto: Agencia Enfoque

 

Juan de Palafox y Mendoza tenía la convicción de que no era necesario pertenecer a clases sociales altas para aprender cosas nuevas y se caracterizaba por siempre brindar el bien para los demás, buscando siempre que todos tuvieran las mismas oportunidades.

En los años siguientes la Biblioteca fue enriquecida por las contribuciones de otros obispos, sobre todo de Francisco Fabián y Fuero, quien logró en 1772 que las bibliotecas de los colegios jesuitas, en peligro de desintegrarse por la expulsión de la orden, pasaran a la Palafoxiana.

Después de donar también su propio y rico acervo, Francisco Fabián y Fuero hizo construir el magnífico local que hasta hoy ocupa la Biblioteca en el antiguo Colegio de San Juan; mando fabricar, además, la bella estantería de tres niveles donde reposan los libros.

La estantería fue construida en dos etapas: el primer y segundo nivel se terminaron en el siglo XVIII y el tercer nivel se edificó en el siglo XIX.

En 1836 la Biblioteca Palafoxiana contaba ya con 12,536 volúmenes, la mayoría en latín. Hoy tiene 45 mil, entre ellos un incunable, escrito en papel de lino con caracteres góticos e ilustrado con más de dos mil grabados: la Crónica de Nuremberg, escrita por Hurtman Schedel en 1493.

Foto: Agencia Enfoque

Foto: Agencia Enfoque

 

Otros libros importantes son un Atlas de Ortelius, impreso en Amberes en 1548; una Biblia políglota o Biblia Regia, escrita entre 1569 y 1573 en griego, latín, hebreo y caldeo y la Gramática egipcia de Jean François Champollion.

Con el sismo de 1999 gran parte del Centro Histórico de la ciudad de Puebla sufrió grandes daños y la Biblioteca Palafoxiana no fue la excepción, por esto se trabajo en la restauración y fortalecimiento de las bóvedas de ladrillo de la planta alta y baja del edificio, todo esto bajo la supervisión del INAH.

Esta “fuente de Luz”, como fue llamada por Juan de Palafox, ha sido objeto de un movimiento de restauración y de estudio por parte de la Secretaría de Cultura de Puebla en provecho de los investigadores.

En este edificio se ha abierto la sala de Curación y la del Tesoro Bibliográfico, además de las de microfilmado, computación, un aula audiovisual y otra para un seminario de biblioteconomía.

También tiene en funciones un Centro de Investigaciones Bibliográficas. En el año 2005 la Biblioteca Palafoxiana fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO.

Este contenido se publica simultáneamente en la WikiPuebla, para ver el original haz clic aquí.

POB/LFJ