BMW informó que mantiene sus planes para la construcción de su planta en México, pese a las amenazas de Donald Trump, presidente electo de Estados Unidos, de aumentar los impuestos fronterizos.

Este lunes, Peter Schwarzenbauer, ejecutivo de la compañía automotriz, dijo que la construcción de la planta en San Luis Potosí sigue en pie y que los primeros autos comenzarán a fabricarse en 2019.

En la nueva armadora se ensamblará la Serie 3 de BMW con producción destinada al mercado mundial, sumándose a las fábricas del modelo en Alemania y China.

La decisión de BMW de quedarse en México se suma a la de General Motors, que rechazó transferir su producción de autos pequeños de México a Estados Unidos.

GM dijo que los proyectos de manufactura de un vehículo son realizados con mucho tiempo de antelación y no pueden ser cambiados muy fácil.

Donald Trump también amenazó a Toyota para que construya su modelo Corolla en Estados Unidos; sin embargo, la compañía japonesa dijo que no prevé cambios en sus planes de producción para la región de América del Norte.

Toyota ha sido parte de la cultura de manufactura de la región de Norteamérica por los últimos 60 años. Los volúmenes de producción y de empleo de la región no se verán afectados como resultado de nuestra nueva planta en Guanajuato, anunciada en abril de 2015”, señaló la armadora a través de un breve comunicado.

Ford ha sido la única compañía automotriz que ha cambiado sus planes de construcción en México tras las amenazas de Trump de cobrar grandes impuestos a los autos que sean armados fuera de Estados Unidos.

POB/LFJ