Bacanal Teatro: de actor no te mueres de hambre… si tienes talento

Debido a que vivir por completo del teatro resulta complicado, los actores poblanos tienen que enfrentarse a tener una doble vida.

Para la compañía Bacanal Teatro un buen actor debe tener tres cualidades principales: capacidad de asombro, sensibilidad e imaginación.

La compañía de teatro poblana nació el 23 de febrero de 2015. Su primera presentación fue en el Festival Internacional de Teatro Susana Alexander.

Está integrada por 11 actores y actrices, que pertenecen también a otras compañías, que se encuentran bajo la dirección de Baco de la Torre: Dayán Ramírez, Melissa Rony, Chava Rangel, Eduardo de León, Lupita Bravo, Rodrigo, Sandra Cruz, Fernando Montero, Sully Linares, Sandra Blanco y  Sergio López.

Su primer montaje fue “Grita” al que le siguieron “Cómo matar a un hombre en 10 años”, “Demencia contra conciencia”, “La serpiente enamorada”, “La copa vacía”, “Culpables o Descarados”, entre otros. Dichas obras se unen bajo un solo concepto, los 7 pecados de Bacanal.

Se han presentado en lugares como la Casa de la Juventud, el Centro Cultural Poblano, Café Galería Amparo, Centro Cultural Jalil Gibran, Kaffee LAK Cultural Gallery y otros.

Los actores se enfrentan a una doble vida

Durante una entrevista con Poblanerías en línea, los actores platican cómo es ser actor y aseguran que debido a que vivir por completo del teatro resulta complicado, tienen que enfrentarse a vivir una doble vida.

Es difícil porque todos tenemos otra vida. Vivir de teatro es un poco complicado, entonces los actores usualmente hacemos otras cosas, tenemos otras profesiones o trabajos ajenos a la actuación”

“Aquí pasamos de enfermero, docente, oficinista y estudiante a actor, pero no se te hace difícil porque es lo que amas. A veces mientras vas en el camión o en la calle, vas estudiando tus diálogos… llevamos una vida como todos los demás no estamos como estrellas, pero sí debemos trabajar duro” comentan

Platican que debido a que los poblanos no asisten de manera frecuente al teatro, la mayoría de ellos por la mañana tienen otros empleos y así pueden tener una vida económica estable.

Lo anterior, sucede debido a que consideran que en Puebla existe poco conocimiento de qué es el teatro y por eso no acuden a ver una obra de teatro.

Como compañía es enfrentarnos a las ideas erróneas que tiene la gente acerca de que si van al teatro se van a aburrir o que van a ver a personas cantando con peluca, hay muchas ideas equivocadas de qué es el teatro y esa es la primera barrera que nos ponen a nosotros”

La única forma de que descubran que no es así es yendo a una función y de esta manera nosotros como actores educarlos…después de asistir a una primera función la gente se engancha y asiste a más”

Sugieren que una solución a esto es que las compañías tengan iniciativa propia y realicen funciones para formación de públicos. “no todo tiene que ser iniciativa del gobierno y que te paguen a ti como actor, podemos hacer cosas privadas que sean de bajo costo para que la gente comience a acercarse al teatro”.

Además del público, los actores se enfrentan a retos como las pocas oportunidades de espacios que existen en la ciudad, ya que, aseguran, solo son dados a ciertas compañías.

La relación entre actores

Bacanal Teatro considera que al igual que sucede con artistas de otras artes, el ego predomina entre compañías e individualmente, situación que en lugar de ayudar a que el teatro sobresalga en Puebla, provoca lo contrario.

El ego está por las nubes entre los actores, entre las mismas compañías se ponen trabas. A veces no es tanto el problema la compañía sino la relación, actor, actriz, director, compañeros…hay de todo, hay compañías que sí nos apoyamos entre sí, pero hay otras que no”

Consideran que el tipo de personas o compañías que hacen eso, realmente no sienten un amor real al teatro, sino solo buscan su propia conveniencia.

No es lo mismo un actor de teatro y uno de televisión

Al preguntarles si se requiere algo en especial para entrar a este tipo de arte, los actores poblanos comentaron que la sensibilidad y asombrarse es fundamental.

Aunque ellos consideran que un actor nace con ese “don”, también han podido darse cuenta que la preparación y el estudio pueden “hacer” buenos actores.

Jamás estudié teatro, dramaturgia o algo que tuviera que ver con el arte, yo estudié administración de empresas, mi conocimiento teatral es completamente empírico desde los 14 años y a la fecha tengo 10 textos escritos, ocho ya montados y han tenido buenos resultados. Sí se nace para actuar pero requiere de constancia y trabajo. Se nace y se hace”, asegura Baco de la Torre.

En cuanto a la actuación, comentaron que existe una gran diferencia entre actuar para la televisión que hacerlo para el teatro.

En la televisión tristemente solo se buscan rostros bonitos aunque no tengan talento, mientras que el teatro busca algo más real y cercano a la sociedad. Es irónico que productos de baja calidad de actuación sean más vendibles que algo de calidad”

POB/LFJ