Lo difícil para un indígena de la selva amazónica no es tener Facebook, lo que si se complica es acceder a la educación, esto es lo que opina Jaime Calapucha, originario de Ahuano, un pueblo indígena de Sudamérica.

Jaime Calapucha, es un indígena de 25 años que ha vivido en el Amazonas toda su vida, razón que no le impide tener su cuenta de Facebook e Instagram bien actualizadas como cualquier millenial, reveló en entrevista para Vice.

Las personas deben dejar de creer en los estereotipos y prejuicios, pues al menos en su comunidad indígena no andan desnudos, saben español y conocen la electricidad.

El entrevistado considera que la gente esta mal informada, pues desde hace unos años, la modernidad llegó a su pueblo.

Que hermoso

Una foto publicada por jaime abel calapucha cerda (@jaimeabelcalapucha) el

Ahuano, la modernidad llegó a la selva

A pesar de que Ahuano, mantiene su aspecto selvático, han encontrado el equilibrio entre la tecnología y su cultura indígena.

Calapucha vivió la transformación de su pueblo, cuando él era niño, sus calles estaban sin pavimentar y no había drenaje. En cambio, ahora la mayoría de las personas tiene televisión, carros y teléfonos celulares.

¿Cómo logró Ahuano ser alcanzado por la tecnología? La respuesta es sencilla, los paisajes de esa zona siempre han sido gran atractivo turístico, eso ha generado que las industria aumente sus inversiones en la zona.

Sin embargo, algunos pueblos indígenas que están más adentrados en la selva aún permanecen desconectados.

La educación aún es difícil para quienes buscan acceder a ella, apenas si pueden estudiar un poco por medio de Internet, pero los profesores aún son una realidad lejana para ellos.

A pesar de todo, las ventajas y las desventajas de que la tecnología llegue a estos lugares, el millenial asegura que él tiene algo que ningún otro tiene: una cultura indígena.

 

POB/FOL