Salón de Cabildos, entre lo artístico e histórico

El Salón fue inaugurado por Porfirio Díaz, en una serie de obras encargadas para festejar el centenario de la Independencia de México.

En la planta alta del Palacio Municipal de Puebla se encuentra un lugar con amplio valor artístico e histórico: el Salón de Cabildos.

El recinto donde los regidores sesionan cada mes, tardó tres años en construirse y fue inaugurado por el entonces presidente Porfirio Díaz, en una serie de obras encargadas para festejar el centenario de la Independencia de México.

Destaca que en el muro central se encuentran las cédulas reales de la ciudad. La primera, concedida por el rey Carlos I de España, con la que se otorgó su nombre y escudo de armas.

La segunda fue emitida por su esposa, la reina Isabel de Portugal y con ella, Puebla adquirió el título de “Ciudad de los Ángeles”, un 2 de marzo de 1532.

También se encuentra una placa con la que Benito Juárez, en su calidad de presidente de la República, dio el título de Heroica Puebla de Zaragoza después de la muerte del general Ignacio Zaragoza.

El Salón tiene inscripciones relativas a la Batalla del 5 de mayo, a Juan de Palafox y Mendoza, a Benito Juárez, a los hermanos Serdán y a los fundadores de la ciudad.

La arquitectura del Salón de Cabildos ostenta una gran riqueza en sí misma, gracias a las pinturas de estilo renacentista, creadas por el artista Herrera Gutiérrez y a la y sería que adorna sus muros.

 

 

En la parte más alta se encuentran esculturas de hombres, que simulan cargar capiteles jónicos sobre sus hombros y representan la fuerza de la ciudad.

El Código Reglamentario para el Municipio de Puebla (Coremun) es el documento que enmarca el uso que debe darse al Salón de Cabildos.

El Artículo 21 señala que “para la ejecución y cumplimiento de las atribuciones que le señalan las Leyes”, los miembros del ayuntamiento deben reunirse en este recinto obligatoriamente y solo puede ser cambiado, cuando haya una declaración oficial de los regidores.

El Artículo 43 agrega que las sesiones celebradas en este lugar deben ser públicas, salvo que exista un asunto que deba tratarse con reserva por sus características, cuando el público asistente no guarde orden y cuando el Cabildo lo determine.

Tras el sismo de 1999, se detectó que la estructura del Salón de Cabildos estaba endeble; por lo que se ha restringido el acceso a solo 70 personas.

Este contenido se publica simultáneamente en la WikiPuebla, para ver el original, haz clic aquí

POB/LFJ