Teatro Principal de Puebla, un corral de comedias

Fue fundado en 1759 e inaugurado oficialmente en 1761; su importancia radica en que es el único inmueble de su tipo que data del Siglo XVIII.

Conocido como “El Relicario de América”, el Teatro Principal de Puebla es el único en el Continente Americano que después de 250 años de existencia, sigue en pie y en funciones.

Fue fundado en 1759 e inaugurado oficialmente en 1761; su importancia radica en que es el único inmueble de su tipo que data del Siglo XVIII. 

El Teatro Principal también era conocido como “Corral de comedias” y en sus inicios no tenía butacas. Los espectadores que asistían, se sentaban en vigas y otros más llevaban sus propias sillas.

El también llamado “Gran Coliseo de los Ángeles”, fungió como ruedo y guardó artillería militar durante la Batalla y el Sitio de Puebla.

El arquitecto encargado de construir el inmueble fue José Miguel de Santamaría quien proyectó y realizó la obra con el estilo barroco de la época, con la aportación de las monjas clarisas.

Las primeras comedias que realizó el teatro fueron representadas por la compañía de Betancourt.

Después de un siglo de existencia en julio de 1902, un voraz incendio redujo a escombros al Gran Coliseo de los Ángeles.

La desidia del hombre y el tiempo hicieron olvidar por décadas al histórico teatro. Fue hasta 1937 cuando se inició el rescate y la restauración del coliseo.

Tres años después, el 5 de mayo de 1940 fue la reinauguración oficial.

Actualmente el inmueble recibe comedias de humor, conciertos y recitales; además de ser el único lugar en Puebla con temporadas de óperas.

POB/LFJ