En las noches las garnachas y comida frita hacen su aparición en las calles poblanas, siendo las chalupas el antojito poblano por excelencia.

Las chalupas son pequeñas tortillas de maíz bañadas en manteca quemada, llevan una embarrada de salsa y poca carne de puerco deshebrada y cebolla picada.

Las chanclas son panes de sal blandos que se mojan en un caldillo preparado con chile chipotle en vinagre y jitomate; una vez que el pan esta mojado se le pone aguacate, una rebanada de queso fresco y un poco de carne o longaniza; se sirve con un poco del caldo.

Los guajolotes son panes de sal, fritos en manteca que se parten por la mitad; después de una embarrada de frijoles negros, se les pone carne deshebrada de puerco, salsa verde o roja, lechuga, crema y queso añejo. Son similares a las pelonas.

Las tostadas son tortillas de maíz, fritas en manteca; sobre ellas va una untada de frijol, lechuga picada, carne de puerco o pollo deshebrado; se acompaña de salsa verde o roja y un poco de crema. También se preparan tostadas de tinga, pata de res en vinagre, rajas con huevo y otros guisados mexicanos.

Los molotes son quesadillas fritas y pueden tener queso, salchicha o algún guisado de papa, tinga, sesos, requesón, rajas, etc; se sirven bañados en crema y salsa.

Foto: Agencia Enfoque
Foto: Agencia Enfoque
Foto: Agencia Enfoque

¿Cuál es tu antojito favorito?

 

 

--
POB/LFJ