Hoy, primero de febrero, inicia la administración del Gobierno del Estado de Puebla a cargo de José Antonio Gali Fayad. 

Su gobierno hereda obligaciones de la administración anterior que superan los 23 mil millones de pesos, una deuda que el Estado arrastrará hasta el año 2040, según informes de la Auditoría Superior de la Federación.

Gali toma el control de un Estado que tuvo una inversión extranjera por más de cinco mil millones de dólares, aunque con más ciudadanos pobres.

Por otro lado, aunque la entidad se ubica entre los diez estados más seguros del país, la nueva administración debe preocuparse por combatir delitos como el robo de combustible y secuestro, pues se incrementaron en los últimos años.

POB/FOL