En medio de la crisis diplomática entre México y Estados Unidos, ya "saltó el muro" el primero, Conan O'Brien aterrizó en México.

El presentador estadounidense, uno de los principales provocadores del presidente Trump, está en México y no le importa que el millonario no le permita regresar.

O'Brien quiere poner su "granito" para reparar la relación entre los países vecinos.

No es un secreto que al comediante no le agrada del todo el nuevo presidente, basta con echar un vistazo en sus redes sociales para darse cuenta que sin duda no es un simpatizante de su gobierno.

Sin embargo, en los últimos días, O'Brien reveló que visitaría a los mexicanos y que quería conocer lo mejor de México. Además, invitó a sus seguidores a enviarle recomendaciones sobre la que comida que no debería perderse en el país.

Aunque ese no es el único motivo de la visita del presentador. México será la sede de su programa especial "Conan Without Borders: Made in México" que será grabado el primero de marzo.

Otra de las sorpresas que preparó el estadounidense son los invitados que lo acompañaron en el show: Diego Luna y Vicente Fox, dos personajes que no han cesado sus críticas al mandatario.

Conan O'Brian se ha caracterizado por el cruce de fronteras, México no es su único objetivo. El conductor ya ha anunciado previamente su interés por grabar en La Habana, Cuba.

Si este proyecto se concluye, sería la primera producción estadounidense en Cuba en más de medio siglo.

POB/FOL