Foto: Pixabay

Nuevas investigaciones revelan que Marte -"el planeta rojo"- no siempre lució de ese color, pues millones de años atrás estuvó cubierto de un mar congelado.

"Curiosity", es el robot que explora el planeta y a través de la toma de imágenes y recolección de muestras se determinó que el suelo marciano tiene elementos en su composición que indican que existen sedimentos que quedaron depositados en el fondo de un lago.

Desde 2015, Gerónimo Villanueva, ingeniero de agencia espacial estadounidense mostró un estudio que aseguraba que Marte tenía la suficiente cantidad de agua como para estar cubierto en su totalidad.

El mar de este planeta pudo mantener húmeda su superficie el suficiente tiempo para que se originará la vida.

Para 2016, la teoría se fortaleció gracias a "Curiosity", el robot encontró boro en el cráter Gale, esto confirma que el agua que fluyó en el lugar corría a una temperatura de 0 a 60 grados centígrados.

Sin embargo, PNAS publicó un análisis de los niveles de dióxido de carbono que arrojan resultados contrarios, la concentración de este gas no es la suficiente para suponer que el agua alcanzó un nivel de congelación.

En tanto, Alberto González, especialista en el tema dice que es posible que aún no se hayan desarrollado los modelos climáticos adecuados que explique las condiciones ambientales de Marte.

Otra teoría de González, publicada por El País, señala que la situación de Marte podría ser similar al Océano Ártico. El planeta rojo pudo haber tenido grandes concentraciones de agua salada, característica que le permitió mantenerse a bajas temperaturas, agua cubierta por una superficie de hielo que le permitió fluir.

POB/FOL