Las ciudades santuario, conocidas así por su protección a migrantes, están en riesgo de un recorte de fondos federales si continúan apoyando a personas indocumentadas, dijo Jeff Sessions, procurador.

En conferencia en la Casa Blanca Sessions dijo que las ciudades que se nieguen a cooperar con la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE) tendrán recortes.

Urjo vigorosamente a los estados, ciudades y condados del país a considerar cuidadosamente el daño que están haciendo a sus ciudadanos por negarse a cumplir nuestra ley migratoria y a repensar sus políticas”.

El procurador federal de Estados Unidos dijo que la política migratoria del presidente Donald Trump, firmada en los primeros días de su mandato, indica que habrá recortes federales a las ciudades y estados que se designaran santuario para inmigrantes, pues sus políticas “ponen en riesgo” a los ciudadanos.

En respuesta a estas declaraciones, alcaldes de algunas ciudades santuario como Nueva York, San Francisco y Seattle, mostraron su inconformidad.

Ed Lee, de San Francisco, defendió que las ciudades santuario son más seguras, más productivas y lugares más agradables para vivir.

Bill de Blasio, alcalde de Nueva York, dijo que los neoyorquinos no se echarán para atrás.

Ed Murray, de Seattle, dijo que la política de inmigración de Trump está basada en la intolerancia, no en la protección.

Al respecto, Eric Schneiderman, procurador general del estado de Nueva York afirmó que Donald Trump carece de autoridad constitucional para recortar fondos a las ciudades santuario.

 

 

 


POB/LFJ