Imagen representativa de un portaaviones. Foto: Pixabay

Corea del Norte condenó el envío de Estados Unidos de un portaaviones nuclear a la península coreana y dijo estar preparado para un “ataque preventivo”.

Si Estados Unidos se atreve a optar por una acción militar, al clamar por un ‘ataque preventivo’ o por destruir nuestro cuartel general”, dijo el gobierno.

En un comunicado a través de los medios oficiales, Corea del Norte se declara “lista” para “reaccionar ante cualquier forma de guerra”, planteada por Washington.

La declaración de Pyongyang sucede luego de que el Pentágono anunció el envío del portaaviones USS Carl Vinson de propulsión nuclear a aguas cercanas a Corea del Norte en respuesta a las últimas provocaciones del régimen, que el 5 de abril lanzó un misil de medio alcance al mar.

Llevaremos a cabo el contraataque más duro contra los provocadores para defendernos mediante la poderosa fuerza de las armas y para mantenernos en el camino elegido por nosotros mismos”, dijo el régimen.

Con la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, la Casa Blanca ha endurecido la estrategia para lidiar con el programa nuclear y de misiles de Pyongyang, y ha dicho que contempla diferentes escenarios como un ataque preventivo o la eliminación de Kim Jong-un, líder norcoreano.

China, el aliado más cercano de Corea del Norte, ha presionado a Estados Unidos para entablar negociaciones diplomáticas directas con el régimen norcoreano.

Rex Tillerson, secretario de Estado, dijo que "Beijing entiende lo peligroso" que es el programa nuclear de Corea del Norte y que está de acuerdo en que “hay que tomar medidas para detenerlo”.

Funcionarios en Pyongyang califican como "nefasta situación actual" y justifican sus "capacidades de autodefensa y de ataque preventivo con la fuerza nuclear en el centro".

Haremos a Estados Unidos completamente responsable de las consecuencias catastróficas que se deriven de sus intolerables acciones”

La tensión en la península coreana también ha aumentado pues se sospecha que el régimen podría estar preparando una nueva prueba de misiles de cara a la celebración del cumpleaños del fallecido líder Kim Il Sung, el abuelo de Kim Jong-un y el 85 aniversario de la fundación del Ejército Popular de Corea.

 

 

--
POB/LFJ