NOTA: Este texto fue publicado originalmente en abril de 2017

En el contrato y el proyecto de bicicletas públicas de Puebla hay varias inconsistencias, entre ellas, es que se dieron a Cyclo Share 42.9 millones de pesos más de lo que necesitaba y la inversión del Ayuntamiento para la colocación de las estaciones se duplicó, de acuerdo con una revisión realizada por Poblanerías en línea.

De igual forma el alcance fue menor: pasó de 2,200 bicicletas y 140 estaciones a 2,100 bicicletas y 130 estaciones.

Pese a esto, la única sanción que habrá contra la compañía será un aumento en el porcentaje de espacios publicitarios para el Ayuntamiento.

Aumentó el costo del proyecto

En julio de 2015, el Cabildo de Puebla aprobó el proyecto de bicicletas públicas, después de analizar la solicitud de otorgamiento de concesión por parte de Cyclo Share y el “Estudio de técnico de viabilidad y factibilidad del proyecto del sistema de bicicletas públicas”.

En la solicitud de concesión y estudio técnico (página 42) se señala:


La inversión requerida para el sistema propuesto por Cyclo Share de México, S.A. de C.V. para el municipio de Puebla puede calcularse en alrededor de 12 millones de dólares y su operación en 5.8 millones de dólares anuales".
Foto: Agencia Enfoque

Lo que da un total de una inversión de 70 millones de dólares a un plazo por un plazo de diez años. Más adelante (página 62) en el mismo documento se menciona que serán 12.8 millones de dólares (239.6 millones de pesos) para su arranque y 5.7 millones de dólares (106.7 millones de pesos) anuales para su operación, lo que da 70.3 millones de dólares (1,316 millones de pesos).

Al final en el presupuesto y contrato se estableció que la inversión para diez años sería de 72,298,279 dólares (1,353 millones de pesos) para puertos de anclaje, bicicletas y cicloestaciones, lo cual representa 2 millones 298 mil dólares más, equivalentes a 42.9 millones de pesos al tipo de cambio actual.

Aunque dicha cantidad parecería mínima, alcanza para operar seis meses el sistema de bicicletas públicas en Guadalajara y ocho meses el de ciudad de México.

El municipio invirtió el doble

Al presentar su proyecto al Ayuntamiento, Cyclo Share destacó que el gobierno municipal solo apoyaría “mediante la creación y mantenimiento de las ciclovías”, además de la colocación de planchas de concreto para la nivelación del suelo donde se colocarán las cicloestaciones.

En el estudio de viabilidad se dijo:

Mediante un levantamiento físico-espacial y de conformidad con los requerimientos del operador, determinamos 27 zonas de diferentes dimensiones que por sus características de deterioro o condición natural, necesitan la colocación y nivelación de una plancha de concreto. Estas zonas constituyen un área de aproximadamente 15,000 m2 y se estima una inversión de entre $350,000 y $400,000 MN."

El Ayuntamiento gastó 982,657 pesos “en la adecuación de los sitios donde estarán ubicadas las cicloestaciones”, según la respuesta de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Sustentabilidad a la solicitud de información folio 00049616.

Esto significa que la inversión pública municipal fue 145.6% superior a lo planteado de forma inicial.

Atraso en los tiempos

El proyecto de bicicletas públicas se dividió en dos fases: la primera para dotar de 1,100 bicicletas para el segundo trimestre de 2015 y la segunda, sería de otras 1,100 bicicletas para finales de 2015 o inicios de 2016.

En el Anexo Segundo del contrato se menciona que una vez que el gobierno municipal entregara el total de áreas concesionadas y todos los permisos, la empresa tendría un plazo de 188 días naturales para la implementación de la primera etapa del proyecto.

Foto: Agencia Enfoque

En la solicitud de información número 00049616, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Sustentabilidad contestó que el 5 de julio de 2016 el municipio entregó la totalidad de planchas para las 129 cicloestaciones, por lo cual el 5 de enero de 2017 debió funcionar el sistema.

Sin embargo fue hasta el 28 de enero de 2017 que arrancó el proyecto, pero solo en siete estaciones, es decir, por la premura el proyecto de las bicicletas públicas inició al 10% de lo contemplado en el contrato.

Esto también representa un incumplimiento del contrato pues en el Anexo Segundo referente a la calendarización de las etapas, los 188 días naturales incluían la compra, instalación y pruebas para 1,050 bicicletas, 69 quioscos, 138 paneles delimitadores, una oficina y bodega, tres vehículos y un remolque.

Adán Domínguez Sánchez, presidente de la Comisión de Movilidad Urbana del Cabildo, dijo que uno de los argumentos por los cuales el consorcio de la familia Pierdant no arrancó el sistema de bicicletas públicas a principios de enero fueron los “disturbios” por el aumento a la gasolina.

En entrevista con Poblanerías en línea, Iván Galindo confirmó que la compañía sí recibirá una sanción por el atraso.

En el anexo noveno del contrato se indica que como contraprestación el municipio obtendrá el 20% de los espacios publicitarios en los puertos de anclaje de las cicloestaciones, con la sanción podría pasar a 30 o 40%, lo cual disminuirá la recaudación de la empresa en publicidad.

Además Cycloshare deberá pagar los bolardos dañados; de acuerdo a la Secretaría de Desarrollo Urbano y Sustentabilidad municipal son 96 estructuras de calles como la 43 Poniente, 4 Poniente, 25 Oriente y 19 Norte, así como en la colonia La Paz.

No hubo participación ciudadana

Armando Pliego Ishikawa, del Consejo Ciclista Poblano (Cadena), dijo durante una entrevista que el proyecto de Cyclo Share “sí difiere mucho de los otros sistemas de bicicletas públicas que hay en el país”.

Foto: Agencia Enfoque

Debido a que tanto en Jalisco como en la Ciudad de México el gobierno es el dueño de la infraestructura, es decir, de las bicicletas y las estaciones, únicamente se contrató a una empresa para operar el sistema.

En contraste en Puebla todo el equipo de sistema de bicicletas públicas pertenece a la empresa, de tal forma que en cuanto acabe la concesión –ya sea porque se terminó el plazo o se decidió revocarla- Cyclo Share se va con toda la infraestructura y se tendría que empezar de cero.

Lo que necesitamos hacer es analizar los modelos de concesión que hay de bicicletas públicas, porque hasta donde he revisado los mejores sistemas tienen una intervención pública, es decir, el gobierno le mete lana de forma constante, garantizando que haya una buena operación", agregó.

Por su parte Giovanni Zayas Franzoni, representante de Cholula en bici y consultor del Banco Mundial, coincidió en que los sistemas de bicicletas públicas son difíciles de arrancar, no solo en la cuestión monetaria sino también de planeación, por ello debería contar con algún apoyo o subsidio.

Los dos activistas consideraron que ahora que Cyclo Share tiene la concesión y el sistema de bicis públicas arrancó lo que se tiene que hacer es fortalecerlo y promoverlo para que más usuarios se beneficien de él.

 

--
POB/LFJ