La Cámara de Diputados aprobó reformas a la Ley Federal del Trabajo y a la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado en materia de lactancia y paternidad.

Con las reformas aprobadas, las madres podrán ampliar de cuatro a cinco el número de semanas de descanso que podrán pasar para después del parto. Es decir, la madre podrá estar hasta las 11 semanas con su hijo después del nacimiento.

En caso de que el bebé nazca con alguna discapacidad o requiera atención médica, se podrá solicitar hasta ocho semanas.

En caso de que los hijos hayan nacido con cualquier tipo de discapacidad o requieran atención médica hospitalaria, el descanso podrá ser de hasta ocho semanas posteriores al parto, previa presentación del certificado médico correspondiente”.

En materia de lactancia, las madres trabajadoras tendrán derecho a decidir si desean dos reposos extraordinarios por día, de media hora cada uno y podrán utilizarlo para realizar alimentar al bebé o bien extraer la leche.

La reforma también indica que cuando sea imposible para la madre trabajadora tener dos reposos de media hora para alimentar al menor, podrá reducir su jornada laboral una hora durante seis meses.

En el caso de paternidad, las reformas aprobadas señalan que el padre tendrá permiso de cinco días laborales con goce de sueldo por el nacimiento de sus hijos o cuando concluya el proceso de adopción y se reciba al menor.

--
POB/LFJ