Foto: Agencia Enfoque

Grandes obras de escenas de la vida de Cristo y esculturas bíblicas conforman la capilla de Jesús Nazareno, localizada en la parroquia de San José en Puebla. Es precisamente, la imagen de Jesús Nazareno una de las más veneradas de Puebla desde la época virreinal.

Se dice que esta escultura es obra del portugués Gerónimo Rodríguez, quien tuvo problemas con la Santa Inquisición durante el siglo XVII, debido a que se le señalaba como judaizante y se creía que azotaba al “Nazareno” hasta sangrar.

Foto: Agencia Enfoque

 

Al ser confiscados los bienes del artista, el escultor Sandrea, quien realizó la imagen de San José, hizo que el Jesús de Nazareno se colocara en la iglesia de San Pedro y posteriormente fue llevada a la de San José, donde aumentó la devoción de sus creyentes.

Por tal motivo, la capilla se convirtió en una de las más suntuosas de Puebla en el Virreinato y se afirmaba que el “Nazareno” concedía milagros a quienes se lo pedían.

Entre la decoración de la iglesia se encuentran elementos arquitectónicos ladrados en piedra como los arcos y las columnas, tallados a mano con martillo y cincel, que resaltan el estilo que tenía el resto de la capilla en siglos pasados.

Esta capilla que data de los años 1590, conserva varios símbolos de la época en la que fue creada que la hacen uno de los patrimonios religiosos más históricos de la ciudad.

Una leyenda sobre la escultura de Jesús de Nazareno, relata que por las noches sale a caminar en las calles y al regresar sus pies están llenos de tierra.

El Nazareno sale en la procesión que se organiza cada viernes santo en la que junto con otras cuatro imágenes recorren la capital poblana.

Este contenido se publica simultáneamente en la WikiPuebla. Para ver el original, haz clic aquí.

 

--
POB/VSV