Raúl Rojas González, profesor de inteligencia artificial de la Universidad Libre de Berlín, explicó su trabajo realizado entre 1999 y 2006 para participar en el RoboCup, una competencia internacional donde los robots participan en un torneo de fútbol.

Durante su plática en el evento «La Noche de las Ciencias» realizado en Ensenada el pasado primero de abril, el profesor dijo que este torneo paso a ser más que un pasatiempo, pues es un impulso para los estudiantes interesados en construir y programar robots.

El objetivo no es realmente que jueguen fútbol sino que después de que los estudiantes aprenden a programar estos robots, puedan ir a la industria y puedan desarrollar robots para aplicaciones más realistas”, comentó en entrevista para la Agencia Informativa Conacyt.

El especialista y sus estudiantes ya han resultado ganadores del RoboCup en dos ocasiones.

No había una clase para construir robots futbolistas sino un proyecto en un laboratorio de robótica, entonces los estudiantes iban a sus clases, aprendían a programar computadoras, a programar cámaras de video y como oferta adicional podían ir al laboratorio y programar estos robots; es lo que se llama enseñar con proyectos y yo creo que es una forma muy efectiva, una forma en la que los estudiantes aprenden más que si solamente toman sus cursos», añadió.

Para que un robot funcione, es necesario calibrar y programar su percepción de colores, ajustar y calcular su movimiento, posiciones, aceleración, entre otras características.

Todo eso requiere de un cálculo matemático de la posición, de la trayectoria, de las aceleraciones que hay que enseñarle al robot, es una cuestión relativamente complicada pero si se hace de manera correcta, entonces se puede controlar el robot de manera muy precisa”.

Al finalizar, Rojas explicó que antes de desarrollar el proyecto se realiza una simulación en computadora para evaluar el desempeño del robot.

Una vez listos, se programan con reflejos o comportamiento reactivo.

POB/FOL