Investigadores de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) desarrollan materiales alternos a partir del silicio poroso (SiP) y fluoruros, explotando sus propiedades como un medio de transferencia de información a través de la manipulación de la luz. 

Antonio Méndez Blas, Estela Calixto Rodríguez y Elías López Cruz buscan una alternativa para incrementar la capacidad de procesamiento en las computadoras.

Al pasar los años, los límites físicos en cuanto a la capacidad de procesamiento se han hecho evidentes. Ante esta problemática, la tendencia se inclinó por cambiar el paradigma en cuanto a la programación; de esta nueva alternativa para procesar los datos surgió el cómputo en paralelo, lo que llevó a los procesadores multi-core, como los Dual-Core; sin embargo, esta opción fue una solución temporal ya que pronto vería también sus limitantes físicas, explicó Méndez Blas en entrevista para la Agencia Informativa Conacyt.

Las opciones para sustituir a los procesadores electrónicos se dividen en dos vertientes: la espintrónica y la fotónica.

La primera estudia el control del estado del espín de ciertos materiales y la segunda permite el control y manipulación de la luz o de fotones.

Una de las aplicaciones cotidianas de la fotónica la podemos encontrar en la fibra óptica de transmisión de datos, su tecnología consiste en controlar y llevar información a través de la luz, es decir, se modula la luz para transportar información», ejemplificó.

El objetivo que se quiere alcanzar es no tener prácticamente limitación en el número de operaciones por minuto que puede hacer un procesador.

Un cristal fotónico permite que la señal que salga en un momento dado y la transforme en una señal óptica, para que el cristal fotónico sepa a qué dirección mandar esa señal y así otros procesadores hagan su trabajo. Esa es la idea que desarrolla en su laboratorio junto con su equipo de trabajo.

POB/FOL