No obstante el alto costo del producto, la delegación de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) en Puebla no ha recibido ninguna denuncia de los consumidores por presuntos abusos en la venta de aguacate, informó Alejandro García Mendoza, titular de la institución.

Hasta el momento no tenemos ninguna queja por parte de los consumidores; sin embargo, es claro el incremento, pues el kilo va de los 50 a los 80 pesos».

Explicó que esta medida no es una práctica abusiva, ya que los comerciantes han respaldado la documentación de la compra.

Dijo que los precios del aguacate se derivan de su escasez, dado que la mayor parte se exporta a Estados Unidos.

POB/FOL