Está demostrado por sesudos análisis de estudiosos: en las circunstancias políticas actuales, los mexicanos votan, en procesos electorales, en contra de lo que rechazan; de lo que no quieren y, con el voto, pretenden desterrar, acabar o destruir.

El mexicano actual no vota por un proyecto o por el plan de gobierno que conviene a la sociedad o sus intereses.

Vota en contra, no a favor.

Demostrado está con procesos electorales de cuando menos los últimos 10 años.

Y, en consecuencia, los devaluados partidos políticos, los grupos de poder, protagonistas que pretenden continuar en el ejercicio de ventajas y control de recursos, no proponen, denuestan.

Injurian y acusan. 

Aprovechan la corrupción, el tráfico de influencias, la simulación y la impunidad, códigos que rigen en general el ejercicio de la política, para acusar, denigrar y reducir la ventaja del enemigo.

En Puebla se empiezan a vivir los prolegómenos de lo que padeceremos en el 2018.

El PAN municipal fue saqueado y sustrajeron equipo de cómputo con información; documentación importante de la BUAP, de los últimos diez años fue robada de una bodega. Es indudable que la información obtenida por esta vía será utilizada con fines políticos.

Enrique Doger Guerrero, Luis Miguel Barbosa Huerta, Eduardo Rivera Perez, personajes con presencia política para el 2018, han sido ya víctimas de información filtrada en su contra.

Esa será en Puebla, la tonica de el proceso electoral del 2018.

Pronto seremos testigos de grabaciones, videos, fotos y documentos que serán usados para joder y no para proponer. 

@luisenriquesf

facebook.com/luisenrique.sanchezfernandez

facebook.com/luisenriquesf

l[email protected] 

POB/FOL