Foto: Agencia Enfoque

En México, 65% de las cárceles estatales son controladas por grupos del crimen organizado, en las que internos ejercen control a través de la violencia sobre el resto de la población penitenciaria, indica un estudio publicado por el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara de Diputados.

Los centros penitenciarios de México tienen cada día, en promedio, tres riñas, dos agresiones violentas y fallece una persona por homicidio, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional de Seguridad.

El informe del Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara de Diputados señala que en julio de 2016 se tuvieron 181 incidencias en las que participaron 377 presos: 81 riñas; 48 agresiones y 27 homicidios.

En 2015, el acontecimiento violento con mayor número de incidencias fueron:

  • Riñas con 1,382 casos (808 en CERESOS y 574 en CEFERESOS)
  • Desórdenes con 280 casos (205 en CERESOS y 75 en CEFERESOS)
  • Abusos con 55 casos (48 en CERESOS y 7 en CEFERESOS)
  • Homicidios con 54 casos (52 en CERESOS y 2 en CEFERESOS)
  • Suicidios con 23 (todos en CERESOS)
  • Motines con 6 (todos en CERESOS)

La organización InSight Crime considera que la corrupción por parte de las autoridades permite que los reos continúen con sus actividades ilícitas.

El informe sobre los centros penitenciarios expone que en 2014 se gastaron al día 4.6 millones de pesos para centros federales y 32.4 millones en centros estatales.

Sin embargo, las malas condiciones y el hacinamiento en las cárceles se vuelve casi imposible mantener el control dentro de las prisiones.

México ocupa el séptimo lugar en población penitenciaria a nivel mundial. En 2016 tenía 236,886 internos, de los cuales poco más de 45 mil se encontraban recluidos por delitos del fuero federal y casi 192 mil por delitos de fuero común, destaca el informe.

Además en 51% de los centros penitenciarios hay sobrepoblación, y se concentra, principalmente, en Estado de México, Ciudad de México, Jalisco y Puebla.

POB/LFJ