¡Ya llegó el verano! La oportunidad ideal para presumirse y “sacarse provecho”. Sin embargo, la mayoría de las personas no están listas para la época.

Entre el estrés, la rutina y el acelerado ritmo de vida, se olvidan los propósitos de Año Nuevo y llegan las decisiones impulsivas para intentar verse bien y bajar de peso.

Un cuerpo sano, una piel hidratada y hasta el buen humor son consecuencias de hábitos saludables.

Karina Rangel, nutrióloga deportiva y psicóloga del deporte, tiene algunos secretos que ayudarán a lograr un estilo de vida más sano y “un cuerpo de verano”.

365

¡Olvídate del verano! La salud se atiende todo el año, no solo en verano cuando el clima se presta para usar shorts, vestidos y bikinis.

Sí, la comida en Navidad es la perdición para muchos, pero una dieta saludable y 30 minutos de ejercicio diarios son la clave.


publicidad puebla
 

5 es mejor

Saltarse el desayuno no es una buena idea, los especialistas en nutrición sugieren comer 5 veces al día. Agregar dos colaciones más puede ser una buena opción para los más ansiosos o deportistas.

Menos papas fritas

El método de cocción influye en el número de calorías que ingresan al cuerpo, entre menos aceite mejor. Las papas fritas pueden sustituirse por verduras al vapor.

¿Y el alcohol?

Las bebidas dulces tienen una gran cantidad de azúcar que termina acumulándose en el cuerpo, una copa de vino tinto es más saludable.

No más aderezos

Si se opta por una ensalada debe procurarse acompañarla con aceite de oliva, soya o girasol y olvidarse de la mantequilla, mayonesa o crema.

Ansiedad

Distinguir la ansiedad del hambre puede ser más sencillo de lo que se cree. Si no hay dolor de cabeza, acidez o ardor de estómago, probablemente es el cerebro y no el estómago el que está hablando.

POB/FOL