Danza contemporánea: el género de la libertad y expresión

A diferencia del ballet que es una disciplina que tiene muchas reglas, la danza contemporánea es libre y se puede representar cualquier problema social.

Para Liliana Rodríguez, bailarina poblana, la danza contemporánea le ha dado la oportunidad de vencer sus miedos y adquirir seguridad en todos los aspectos de su vida.

En entrevista con Poblanerías en línea, platica que desde que era niña siempre tuvo el gusto por bailar, en ese momento no tomó clases formales pero sí cursos de verano y talleres. Su educación profesional inició en la universidad.

Estudió durante 5 años la Licenciatura en Danza y actualmente es miembro de la compañía de danza contemporánea “Tripulantes”, da clases de ballet a niñas y se encuentra especializándose en jazz.

La danza contemporánea

Liliana comenta que decidió enfocarse en el género dancístico contemporáneo debido a que es muy expresivo y libre, además de que lo puede practicar cualquier persona, de cualquier edad.

Me acuerdo que cuando estaba en la prepa una vez nos dejaron hacer una presentación de lo que queríamos hacer saliendo y yo busqué todo tipo de danzas y encontré la danza contemporánea y vi que era muy expresiva, muy suelta y podías hacer muchas cosas a través de ella, no había un lineamiento específico para poder practicarla”.

Cuando entré a la licenciatura, la danza contemporánea me hizo sentir más libre, que mi cuerpo podía expresar más y hacer más movimientos fluidos.

Explica que a diferencia del ballet que es una disciplina que tiene muchas reglas, líneas y formas; la danza contemporánea es libre, se puede hacer en el piso y se puede representar cualquier problema social.

Podemos representar cualquier problema social y diferentes temáticas, es muy expresiva y el ballet es muy fantasioso muy de princesa y de cuentos, no se abordan temas fuertes”, dice.

Falta iniciativa y acción de los bailarines

En cuanto a cómo es la profesión y las oportunidades, la artista poblana dijo que es una profesión divertida, conocen gente y aprenden día a día cosas nuevas; sin embargo, intentar entrar a una compañía es complicado pues piden muchos años de experiencia y que hayan sido parte de otras compañías.

En el caso de Puebla, dijo que lamentablemente en danza contemporánea solo existen dos compañías grandes la CODACO de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) y la compañía de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP), por lo que invitó a los bailarines a que se unan y comiencen a actuar creando proyectos independientes.

Creo que para lograr que haya más compañías se tiene que tomar la iniciativa y hacerlo de verdad, porque muchos de mis conocidos empiezan a proponer qué hacer para que las personas vean que en Puebla hay buena danza contemporánea, pero nunca se hace, creo que la clave es no solo pensarlo sino hacerlo”.

La edad y el peso, dos temas controversiales

Hablando sobre las cualidades y aptitudes que debe tener un bailarín, Liliana dijo que es importante tener equilibrio, coordinación, flexibilidad y conciencia del espacio.

En el tema de llamada «edad ideal» para iniciar en esta disciplina dijo que hay opiniones encontradas. Ella considera que para las personas que desean dedicarse al 100% a esta profesión es importante que sí inicien desde niñas, pues una desventaja de hacerlo más grandes es que cuesta más trabajo entrenar el cuerpo.

El peso, dijo que también era un factor de controversia, pues asegura que los maestros de la «vieja escuela» llegan incluso a discriminar a los bailarines que no son delgados.

Sí existe discriminación por parte de algunos maestros que vienen de la vieja escuela y traen la idea de que si quieres ser bailarina debes ser súper flaquita y flexible, ya los maestros jóvenes aceptan el cuerpo de los bailarines tal y como son y se dan cuenta que pueden hacer incluso mucho más cosas que alguien que es delgado”.

Los beneficios de la danza

La bailarina comenta que la danza ofrece varios beneficios tanto físicos como emocionales e incluso psicológicos.

Creo que el cuerpo es un conjunto de muchas maravillas. Emocionalmente pues expresamos, nos liberamos de miedos y presiones; por ejemplo, yo soy una persona muy tímida y la danza me ha hecho expresar todo lo que tengo adentro sin decir una palabra, tan solo con moverme siento que digo muchas cosas, me ha dado mucha seguridad”.

Su meta es seguir bailando, dando clases y transmitir a la gente lo que siente a través de la danza; así como incitar a las personas a que se acerquen no solo al baile sino a las artes en general.

La danza es mi todo creo que sin ella no podría vivir, todos los días busco moverme y hacer danza, así sea caminado”.

POB/LFJ