Con el baile también se expresan emociones: Karla Mancilla

Watch es la nueva plataforma de Facebook que ingresará al mercado de televisión, en el que competirá con cadenas tradicionales de televisión y empresas de internet como Netflix y YouTube.

Una de las principales cualidades y beneficios que ofrece la danza es que conecta a las personas con su parte artística; es decir, conectar sus emociones, sentimientos y lo que viven día a día para expresarlos a través de movimientos con el cuerpo, opina Karla Mancilla, bailarina poblana.

En entrevista con Poblanerías en línea, Karla menciona que el baile también ayuda a quitar miedos, a ser más sociable y a desinhibirse.

Karla es una artista que se especializa en el estilo urbano y el hip hop. Para ella estos estilos son de mucha experimentación corporal y le dan la oportunidad de probar nuevos movimientos.

El ballet es mucho más rígido, si haces algo distinto entonces ya no es ballet sería neoclásico y si haces algo mucho más versátil sería contemporáneo; entonces, estos estilos me gustan porque puedes ocupar diferente estilo de música y moverte conforme a lo que vas sintiendo”

Sobre el hip hop, explicó que es un estilo que pasó de la calle a enseñarse en salones de clase, por lo que la evolución es significativa.

Comenta que eso ha hecho que este estilo de baile tenga un buen recibimiento entre los poblanos.

La gente tiene un recibimiento muy amoroso, acogen muy bien la disciplina, creo que ha crecido. Cuando yo empecé a bailar hip hop había pocas escuelas que lo daban, ahora ya ha crecido la comunidad, ya hay más cursos y traen a maestros nacionales o internacionales, creo que sí hay mucha oportunidad y mucho talento aquí en Puebla”.

Del ballet al hip hop

La joven poblana platica que su gusto por la danza comenzó desde que era muy pequeña. Cumplió 12 años se inscribió a ballet y desde ahí quedó enamorada por completo de la danza.

Algo que la animó a seguir en esta profesión fue que se dio cuenta que a través del baile podía expresar sus sentimientos, por eso siguió especializándose en otros géneros como danza árabe, danzas orientales, jazz, hip hop y el estilo urbano.

Como bailarina Karla ha participado en algunos comerciales y ha colaborado con artistas que están comenzando su carrera. También ha podido coreografiar dos obras de teatro musical.

Actualmente es maestra de diferentes estilos de danza en varias escuelas de la ciudad y es parte de un proyecto llamado Dance WORKSHOPuebla.

Para la bailarina poblana la danza lo es todo, ya que es su forma de expresar el amor a la vida:

Para mí lo es todo, no es lo único que me inspire o motive, pero sí es la única manera que encuentro para expresar cualquier cosa de mi vida. Es mi forma de desahogarme”.

Hay que “tener ganas” para ser bailarín

 

Entre los retos a los que se ha enfrentado y que considera que son comunes entre todos los bailarines es que al inicio de las carreras hay una falta de memoria y retentiva para aprenderse los movimientos.

Es difícil entender que el proceso para ser un buen bailarín no es fácil. Al principio no vas a tener esa facilidad para moverte porque estás duro, a lo mejor no llegas al paso o a la rapidez porque te falta limpieza. A veces uno se frustra porque quisiera avanzar rápido, pero en general lo he disfrutado todo y creo que eso más que dificultades, para mi han sido oportunidades”.

Dijo que para ser bailarín se requiere tener ganas para hacer las cosas, más allá de tener ciertas habilidades o aptitudes.

He conocido a personas que tienen mucho talento pero también por ese talento están tan confiados que su crecimiento es menor que el de alguien que se ha esforzado y ha trabajado día a día para ganar habilidad”.

Ella –a diferencia de otros bailarines– considera que aunque hay egos, la comunidad de artistas en Puebla ha aprendido a compartir mucho.

Como todo artista creo que sí hay un punto donde hay egos, pero creo que la comunidad de Puebla ha aprendido a compartir mucho más, ya no está tan peleada con los géneros. Sí podría ser mejor la relación de los bailarines y creo que una solución sería yendo a apoyar a eventos de otros. A mí me encanta mi grupo porque es muy amoroso y nos apoyamos muchísimo, somos una familia”.

POB/LFJ