Jared Kushner, asesor y yerno del presidente estadounidense Donald Trump, compareció en el Capitolio frente al Comité de Inteligencia del Senado este lunes para aclarar su participación en la denominada «trama rusa». Kushner, de 36 años, publicó un comunicado por escrito antes de su audiencia con los legisladores.

En el texto afirmó lo siguiente: «No coludí, ni conozco a alguien en la campaña que haya coludido con un gobierno extranjero». La sesión a puerta cerrada en el Capitolio, en la que habló sobre sus reuniones con oficiales rusos durante la campaña presidencial de Trump, duró dos horas y fue voluntaria.

El diario The New York Times (TNYT) aclara que el yerno de Trump no estuvo bajo juramento. No obstante, decir mentiras frente al Congreso estadounidense es un crimen por el que se le puede procesar, si otros datos salen a la luz pública.

Kushner, después de su comparecencia, ofreció un mensaje frente a los medios de comunicación en la Casa Blanca. Por primera vez, el esposo de Ivanka Trump dejó las sombras para dirigirse al público. Su discurso confirmó lo que había divulgado antes por escrito:

La cronología en documentos que voluntariamente he dado [al Senado] mostrará que todas mis acciones fueron propias y que ocurrieron en el curso normal de una campaña única».

También dedicó elogios a Donald Trump, diciendo que «condujo una campaña más inteligente [que Hillary Clinton] y por eso ganó». Independientemente del mensaje, periódicos estadounidenses han documentado la presencia de Kushner en reuniones clave con Rusia.

El asesor se reunió con el embajador Sergey Kislyak y con el banquero Sergey Gorkov, este último sancionado por los Estados Unidos. En junio del año pasado, según periodistas del TNYT, Kushner conoció a una abogada rusa que le facilitaría información dañina para Hillary Clinton.

POB/PSPL