José Antonio Gali Fayad, gobernador de Puebla, confirmó que Pablo Morales, alcalde de Palmar de Bravo, es procesado por el delito de enriquecimiento ilícito. Además, informó que la PGR investiga a más alcaldes, policías y empresarios por vínculos con grupos dedicados al robo de combustible.

Reiteró que en Puebla «nadie está por encima de la ley»  y avaló las medidas que han emprendido las autoridades federales para combatir junto con el Estado la ordeña de ductos, venta y trasiego de combustible.

Garantizó la seguridad y gobernabilidad de los habitantes de Palmar de Bravo ahora que la Secretaría de Gobernación se hará cargo del municipio, tras la detención de Morales Ugalde.

POB/LFJ