El sábado 22 de julio, en una audiencia pública al interior del Reclusorio Norte, la Procuraduría General de la República (PGR) confirmó que seguirá con sus pesquisas para procesar a los colaboradores de la red criminal encabezada por Javier Duarte.

Moisés Mansur, empresario y presunto prestanombres del exgobernador, es el principal hombre en la mira de la PGR. La dependencia aclaró ante el juez Gerardo Moreno que Mansur ya cuenta con una orden de aprehensión que será ejecutada en los próximos días.

Al socio de Duarte se le achaca la creación de cuentas bancarias en Suiza, utilizadas para blanquear recursos públicos. Ahora, el gobierno mexicano requerirá apoyo internacional para documentar las irregularidades.

Según fuentes de la Fiscalía, el propio exgobernador, extraditado desde Guatemala el 17 de julio, también tiene dinero depositado en el país europeo. Además, de acuerdo con testimonios del caso, Duarte compró propiedades en España y Estados Unidos.

Estos actos se suman a la creación de al menos 21 empresas fantasma, rastreadas por el portal Animal Político. A las empresas se les dieron contratos gubernamentales que nunca se cumplieron y que, en conjunto, alcanzan los 645 millones de pesos.

Para la operación de esta red de empresas, Duarte colaboró con otros funcionarios que hoy siguen ocupando cargos públicos. Un caso es el de Adolfo Mota Hernández, exsecretario de Educación de Veracruz, quien actualmente es diputado federal por Xalapa, llegando incluso a presidir una comisión en el Congreso.

Con esta compleja red de políticos involucrados, la PGR prometió que Duarte no será el chivo expiatorio por los fraudes en Veracruz. La dependencia que dirige Raúl Cervantes tiene seis meses para complementar su carpeta de investigación. Después, el juez Gerardo Moreno decidirá si abre un juicio contra el exgobernador.

Por el momento, la Procuraduría ya acreditó frente al juez desvíos por 430 millones de pesos, utilizados para comprar ejidos con sobreprecio y así ‘lavar’ el dinero.

POB/PSPL