Un reportaje de la agencia británica Reuters revela que 22 magistrados venezolanos se encuentran en el exilio o en calidad de refugiados en sedes diplomáticas. Estos jueces forman parte del grupo de 33 personas designadas al Tribunal Supremo de Venezuela por la oposición, un tribunal no reconocido por Nicolás Maduro.

De los 22 magistrados, ocho huyeron a Estados Unidos, seis radican en Colombia y otros ocho se resguardan en las embajadas de Chile y Panamá en Caracas. Miguel Ángel Martín, uno de los jueces, relató su travesía a la prensa: viajó 500 kilómetros en auto, luego tomó un bote a la isla de Curazao y desde ahí voló a Washington.

Así, a los 22 magistrados en el exilio, se suman otros tres encarcelados por el régimen venezolano: Ángel Zerpa, Jesús Rojas y Zuleima González. El primero, detenido el pasado 22 de julio, se encuentra atado a un pequeño baño de acuerdo con sus allegados.

Maduro, por su lado, amenazó a los jueces desde su nombramiento. El presidente de Venezuela considera que los miembros del Tribunal Supremo alternativo «usurpan funciones» y «traicionan a la patria». Alejandro Rebolledo, otro de los magistrados en Estados Unidos, cuenta la persecución de la que son víctimas:

Después de nuestra juramentación, empezaron una serie de amenazas y persecución de parte de los órganos de inteligencia. Pasaron por nuestras residencias, por nuestras oficinas y eso generó las señales de alerta.

En los diferentes aeropuertos y aduanas, están nuestras fotografías para alertar a funcionarios, para cuando estuviéramos allí nos detuvieran».

Ahora, quienes han logrado escapar de Venezuela, planean realizar viajes a otros países para que más gobiernos se sumen a las sanciones económicas, impuestas por el gobierno de Donald Trump al de Nicolás Maduro. Miguel Ángel Martín lanza un llamado a desconocer la legalidad del Tribunal Supremo oficialista:

Todas las sentencias que produzca sin nuestra firma no tienen validez. Para la transición en Venezuela ya tenemos un poder judicial».

POB/PSPL