El gobierno norcoreano, encabezado por Kim Jong-un, respondió a la amenaza de Donald Trump, quien dijo que Norcorea "se topará con fuego y furia nunca vistos por el mundo" si continúa con su programa de armamento nuclear. La respuesta norcoreana, a través de un comunicado, fue la siguiente:

Estados Unidos sueña despierto si piensa que su territorio continental es un reino santo invulnerable".

Desde Pionyang, el país asiático reviró con la amenaza de atacar Guam si el gobierno de Trump escala el conflicto. La perspectiva de fuego en la isla del Pacífico occidental es sombría para los Estados Unidos, pues el país tiene una base de su Fuerza Aérea en el lugar.

Las reacciones se dan luego de que Donald Trump subió el tono de su discurso este martes 8 de agosto. Antes, el sábado, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó unánimemente sanciones económicas contra Pionyang.

Es mejor que Corea del Norte no haga más amenazas a los Estados Unidos. Se topará con fuego y furia nunca vistos por el mundo", dijo Trump desde su campo de golf en Nueva Jersey.

Analistas políticos citados por The New York Times argumentan que las tensiones pueden derivar en una guerra. Cheng Xiaohe, de la Universidad Renmin de China, declaró que "veremos una confrontación entre Estados Unidos y Corea del Norte que será furiosa, fuerte y sangrienta".

Lee Byong-chul, académico surcoreano, matizó el panorama y dijo que, pese a las amenazas, quienes corren peligro inmediato son los aliados de Estados Unidos en la región, Corea del Sur y Japón. Criticó el discurso de Donald Trump por no considerar a los países que lo apoyan en el desarme nuclear de Corea del Norte.

Mientras, un reporte fechado el 28 de julio pasado por la Agencia de Inteligencia de la Defensa estadounidense, señala que Corea del Norte cuenta con un arma nuclear capaz de adherirse a la punta de un misil.

 

POB/PSPL