Foto: Pixabay (cc)

Es común que las mujeres sufran de inseguridad al momento de tener sexo, esto debido a algunos complejos sexuales o prejuicios que existen en torno al comportamiento femenino.

Estos complejos impiden que puedan disfrutar plenamente de la sexualidad y el placer, lo que a la larga ocasiona una afección en la calidad de vida.

De acuerdo con el portal sumédico.com, entre los principales miedos y preguntas que piensan las mujeres al tener sexo son:

“Va a decir que soy fácil”

A millones de mujeres ese pensamiento les impide tener sexo casual, anal u oral, ya que “no es bien percibido por la sociedad.

“¿Y si mi cuerpo no le gusta?”

Este es uno de los principales complejos que tienen las mujeres. Piensan en la celulitis, las estrías, el tamaño de sus glúteos o senos, lo cual les impide concentrase y disfrutar del sexo.

“¿Si no logro satisfacerlo?”

Esta idea surge por lo regular por aquella imagen errónea de la mujer que han creado las películas pornográficas, en donde deber ser multiorgásmica, llegar al éxtasis rápido y estar en total disposición a los deseos de los hombres.

Cuando ellas no hacen eso, sienten que no son hábiles sexualmente o incluso se llegan a sentir inferiores.

“Tengo miedo de intentar algo nuevo”

Muchas mujeres ceden al control de juegos eróticos de sus parejas y se muestran muy tranquilas, esto debido a que piensas que si actúan diferente podrían dar una mala imagen.

Especialistas y diferentes encuestas han demostrado que la mayoría de los hombres no suelen fijarse en esos detalles.

“Si bien los hombres actualmente prestamos mucha más atención a nuestra estética, en el momento del sexo no nos condiciona tanto, como les ocurre a las mujeres… en el momento de un encuentro erótico los hombres enfocamos nuestra atención en lo que nos atrae y excita de la imagen de la mujer, por lo tanto esos supuestos ‘defectos’ pasan a segundo plano”, comenta Ezequiel López, sexólogo.

[gap]

POB/IIAL[gap]