La Procuraduría General de la República (PGR) confirmó el jueves que tiene abierta una carpeta de investigación relacionada con el futbolista Rafael Márquez y el cantante Julión Álvarez. Esto luego de que ambos personajes fueran señalados por el Departamento del Tesoro estadounidense como prestanombres de Raúl Flores «El Tío», presunto narcotraficante.

Dos cuentas bancarias de Márquez fueron congeladas y las transacciones son analizadas por la Unidad de Inteligencia Financiera adscrita a la Secretaría de Hacienda. Estas cuentas, una en Banorte y otra en el Banco del Bajío, corresponden a empresas creadas por el futbolista.

Además, como lo confirmó Roberto López, secretario general del gobierno de Jalisco, la PGR ya solicitó información sobre 20 empresas vinculadas a «El Tío». En algunas, el  exjugador del Fútbol Club Barcelona tiene participación. De acuerdo con lo revelado por López, el gobierno jalisciense enviará la información en el transcurso de este día, 11 de agosto.

Tanto Rafael Márquez como Julión Álvarez han negado, frente a los medios, haber colaborado en operaciones de lavado de dinero. El futbolista, la noche del miércoles 9 de agosto, dijo lo siguiente:

Hoy es el partido más difícil de mi vida y lo resolveré. Niego cualquier tipo de relación con organizaciones criminales, como se ha confirmado en las diversas notas periodísticas».

Por su parte, Álvarez afirmó el jueves que conocía a Raúl Flores, pero que jamás fungió como su socio en arreglos comerciales. El cantante dijo que su relación con Flores se debe a que el supuesto narcotraficante lo contrató en algunas ocasiones para eventos en el centro nocturno «La Camelia» de Guadalajara.

Gilberto Higuera Bernal, subprocurador, confirmó en el Senado que cualquier persona podrá ser citada a declarar, «una vez que la procuraduría determine lo conducente respecto de la investigación». Hasta el momento, las autoridades no han dictado prisión preventiva a los involucrados.

POB/PSPL