Videoarte feminista: la sexualidad de la mujer no es indigna

Don Anahí es una realizadora audiovisual poblana que en sus trabajos aborda temas de género y sexualidad.

Anahí conocida bajo el nombre de “Don Anahí”, es una realizadora audiovisual poblana, que en sus trabajos aborda temas de género y sexualidad.

Sus trabajos han sido catalogados por especialistas en el tema como videoarte, cine experimental, cine científico, video de guerrilla e inclusive como porno o postporno.

Es egresada de la Licenciatura en Comunicación y hace 4 años tuvo sus primeros acercamientos con la cámara y los programas de edición, gracias a un cuento que inscribió a un festival de cine, en el que si ganaba le ayudarían a producir un cortometraje.

Sus trabajos han sido aplaudidos e incluso premiados por diferentes festivales de cine y también han generado polémica entre los espectadoras. La obra habla sobre cómo colocar una copa menstrual y remarcar las diferencias entre lubricación y eyaculación femenina; así como las diferencias entre explotación sexual, trabajo sexual y trata.

Poblanerías en línea platicó con la artista acerca de su trabajo, los retos a los que se ha enfrentado y la respuesta del público.

Itandehui Águila (IA): ¿Cuáles han sido tus trabajos y de qué hablan?

Don Anahí (DA): “Tengo un video que se llama ‘Adiós a la licuadora’, lo eligió un Festival de Videoarte en España y quedó en segundo lugar, este video habla acerca de la trata de niñas en las regiones indígenas de Puebla, Oaxaca, Chiapas y Tlaxcala, a través de la historia de vida de una licuadora.

Como son temas delicados no me interesa meterme en problemas, siempre lo hago con una metáfora o con una analogía y se ve la historia de vida de una licuadora, mientras se escucha la historia de vida de una chica que fue captada, es un video con material reciclado y grabaciones propias. Lo han definido como cine científico o porno.

Tengo otro video llamado ‘Correrse no es mearse’ que habla acerca de reconocer la diferencia entre lubricación femenina y eyaculación femenina, que son dos secreciones distintas que salen por dos glándulas diferentes y tengo otro de cómo colocarse una copa menstrual y ejemplifico explícitamente con mi propio cuerpo el proceso.

Siempre hablo de los mismos temas de reconocer las diferencias entre una cosa y otra porque a veces no se conocen de manera adecuada; por ejemplo, en el caso de las diferencias entre trata, explotación y trabajo sexual todo mundo lo cataloga de prostitución y dejan afuera un buen de circunstancias que ocurren alrededor de todo este fenómeno del mercado sexual. Ignorar esas circunstancias y no reconocerlas generan vulnerabilidad porque todo se vuelve clandestino”.

IA: ¿Cuál es el objetivo de realizar este tipo de videos?

DA: A mí cuando me dicen que Puebla es muy tranquilo me da mucha risa porque pues ¿tranquilo, en qué sentido? Creo que falta darle mayor difusión a todo, los medios hablan frecuentemente que ya desapareció tal chica o que descubrieron tal lugar con prostitución, pero no dicen si esas mujeres eran trabajadoras, explotadas, tratadas o qué, no se reconocen esas diferencias y creo que ese es un punto importante.

Yo audiovisualmente intento explicar  y dar a conocer precisamente esas diferencias. Siempre que se habla de trabajo sexual o de prostitución hay cierto estigma, entonces yo quisiera que se dejará de estigmatizar y victimizar esto, porque es un trabajo como muchos y hay de diferentes clases.

Quiero es que se reconozcan las diferencias, son contadas las personas que hablan de esto, es un círculo muy cerrado, no se le da mucha difusión más que en los libros o artículos y el chiste es desmenuzar eso para que la gente pueda comprenderlo, incluso lo pueda entender una niña de 13 años”.

IA: ¿Cuál ha sido la respuesta del público al ver tus trabajos?

DA: Tengo que agradecer mucho a las personas que me han seleccionado en festivales y muestras porque he visto interés en mi obra, siempre que hay proyecciones los lugares están llenos, a la gente le interesan los temas; como hablo de género y sexualidad a la gente se le despierta un morbo por querer conocer esas realidades y yo creo que es por porque Puebla es un lugar muy conservador.

He visto gente muy interesada, pero también hay mujeres que al ver el video de eyaculación femenina se espantan o les da asco. Me han platicado que por ejemplo en el Teatro de la Ciudad se salieron unas chicas al ver el video, pero no entiendo por qué pasa eso si es una función de tu cuerpo y más asco debería de darles otras cosas.

Me sorprende por qué les indigna tanto a las mujeres y se sienten ofendidas, o se expresan despectivamente de las mujeres que trabajan en la calle. Pero a pesar de eso, yo digo que es bueno porque les llegó un mensaje, escucharon, vieron y tuvieron una reacción al respecto”.

IA: Háblanos de los retos:

DA: Afortunadamente desde que me acerqué a esto del video la gente se ha acercado a mí a solicitar trabajos. No puedo decir que vivo con lujos, de hecho yo no tengo vacaciones, pero siempre estoy haciendo lo que amo.

Sí me la he visto difícil en cuanto a que es cansado, pero cuando haces algo que te apasiona eso mismo te va alimentando y te hace crecer.

POB/LFJ