Pemex, en un comunicado informó que tras los fenómenos naturales ocurridos en el país en septiembre, sus instalaciones no sufrieron daño alguno en cuanto a sus estructuras y que estas se mantienen aseguradas.

Así mismo se informó que el abasto de combustible está garantizado a nivel nacional, ya que se cuenta con gasolina y diésel suficientes, provenientes de diferentes mercados.

Sin embargo, señalaron que los daños fueron en la producción tanto del petróleo como de petrolíferos, debido a que desde el huracán Harvey existía ya el cierre del puerto en Houston y otras refinerías en la costa del Golfo de México, así como con la llegada del sismo y el huracán Katia, dificultando el trabajo de rehabilitación.

POB/GECR