Foto: Flickr (cc)

Enrique Peña Nieto, presidente de la República de México, rendirá su quinto y penúltimo informe de gobierno ante un México descontento que se enfrenta a la corrupción, la violencia, la impunidad, entre otras muchas más.

Aún así, el quinto informe pretende tocar los temas de educación, infraestructura, salud, protección civil y responsabilidad ante el medio ambiente.

El quinto informe llega en el momento más crítico, tras un México dividido por la violencia, los asesinatos a periodistas a la luz del día, la desaparición de familiares sin una explicación, la impunidad ante cada uno de los crímenes que se cometen diariamente, convirtiendo al 2017 en el año más violento que México ha enfrentado en todos los tiempos, lo cual solamente expone el rotundo fracaso del sistema de seguridad implementado por Peña Nieto.

Por un lado, es importante mencionar que el pais ha generado empleos, mantiene las exportaciones al alza, y continúa recibiendo del exterior, aún con el temor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), pero por otro lado, el país se encuentra inmerso en los números rojos ante la inseguridad que viven.

El Universal y El Reforma recientemente realizaron encuestas de opinión, en las que 3 de 4 mexicanos reprueban la gestión de Peña Nieto como su presidente, factor que solo fortalece el fracaso de su sexenio en cuanto a seguridad ciudadana.

Es importante señalar que a partir de la toma de poder de Peña Nieto, el 1 de enero de 2012, el INEGI y el Sistema Nacional de Seguridad Publica comenzaron una cuenta de homicidios que, hasta la fecha del 31 de julio de 2017 se han registrado 105 mil 639 homicidios dolosos, cifra que si continua de esta manera, superará la cifra obtenida en el sexenio de Felipe Calderón con 121 mil 683 muertes de manera violenta.

 

POB/GECR