Fundación Gabriel Pastor: 6 décadas de cuidado para ancianos

La Fundación Gabriel Pastor nació como un asilo para ancianos; hoy funciona como una casa hogar para personas de la tercera edad.

La casa hogar es un lugar dedicado al cuidado y acompañamiento personas de la tercera edad que busca brindarles calidad de vida, compañía y convivencia. Esa fue la visión de Gabriel Pastor ya que desde hace 61 años, la casa hogar que lleva su nombre funciona en la ciudad de Puebla.

Gabriel Pastor fue un inmigrante español que dedicó parte de su fortuna a la construcción del inmueble que alberga la casa y a su funcionamiento.

Decidió fundar la casa hogar luego de ver a un anciano enfermo que no pudo acceder a una atención médica.

Construido en un edificio amplio y diseñado para su función específica cuenta con grandes rampas para facilitar la movilidad de quienes requieren hacer uso de silla de ruedas.

Su fundador, preocupado por la calidad de vida de los residentes, instaló la mayor tecnología del momento en comunicación, cocina, lavandería y otros servicios necesarios para la atención. Los materiales e instrumentos fueron de tal calidad que muchos aún funcionan en la actualidad, como las lavadoras y los cristales del edificio.

Originalmente fue pensado como asilo, un lugar donde se recibiera a cualquier persona sin importar sus condiciones económicas, en esta etapa llegó a albergar a más de 350 personas. Era atendido por religiosas dedicadas a la atención de ancianos y a reunir los recursos necesarios para la manutención del lugar.

Actualmente funciona como casa hogar y recibe a personas que son acompañadas por sus familiares, quienes realizan donativos para la manutención del lugar, se procura que los residentes no se encuentren enfermos de enfermedades infectocontagiosas y preferentemente tenga posibilidades de movilidad propia.

También es requisito el compromiso de la familia de realizar visitas periódicas y atender las necesidades médicas, así como proporcionar sus tratamientos correspondientes y artículos personales.

Muchos sectores de la sociedad se interesan en acompañar a las personas de la tercera edad; hay un grupo de mujeres voluntarias, estudiantes realizando prácticas profesionales o su servicio social, de diferentes universidades y diversas carreras como enfermería, fisioterapia o psicología.

Instituciones educativas de todos los niveles, desde kínder hasta licenciaturas realizan visitas y actividades 200 días al año, además de llevarles suéteres, bufandas, dulces, galletas y otros obsequios para generar la convivencia y el aprendizaje de vida entre todos.

Todas las actividades que se realizan son buscando que se mantengan activos. Por ejemplo, para las tres comidas del día tienen que acudir por sí mismos, con excepción de quienes requieren la ayuda para la silla de ruedas, las voluntarias les aportan dinero con el cual realizan sus compras en la tienda. El salón de belleza es una de sus actividades favoritas, mantienen la elegancia, el buen gusto y se siguen sintiendo bien consigo mismas.

La fundación Gabriel Pastor tiene 55 trabajadores – entre mantenimiento, enfermería, administrativos, cocina y servicios médicos– quienes atienden a igual número de personas.

Durante el sismo del 19 de septiembre la casa demostró estar fuertemente construida, pues no sufrió ningún daño. Por las condiciones de movilidad no fue posible evacuarlos en el tiempo deseado; sin embargo, la forma en que superaron el susto fue, incluso, más rápido que aquellos más jóvenes que se encontraban en el lugar en ese momento.

Las necesidades de los residentes de la casa hogar son muy diversas, pero, principalmente, es necesaria la compañía, convivencia y actividades lúdicas. La visita de personas de todas las edades y de diversas actividades iluminan sus ojos y sus vidas. A pesar de ser un lugar acogedor, donde se trata a todos con cariño y amabilidad, no deja de ser un espacio en donde la edad avanzada y la soledad se perciben.

Los asilos en América tienen su origen con la conquista española, durante este periodo histórico el trabajo dedicado a la caridad alojaba a huérfanos, enfermos, ancianos y personas desvalidas.

En 1531 que Vasco de Quiroga fundó la “República Hospital”; era una pequeña población, autorizada por la corona para alojar a las personas que no podían valerse por sí mismas y que requerían de la caridad.

 

POB/LFJ