Foto: Pixabay (cc)

Si eres mesero o te dedicas al negocio de la comida, tener clientes veganos no es garantía de que tratarás con las personas más pacíficas del mundo.

Al lo contrario, según experiencias de trabajadores de restaurantes veganos, existen historias de miedo sobre este tipo de clientes.

Según una publicación de VICE, que recaba testimonios de empleados de cafeterías y restaurantes veganos, varios clientes frecuentemente intentan evidenciar al restauranteempleados.

Cuando se reúnen en grupos, la mayoría de ellos parece que no forman parte del veganismo por convicción sino por pertenecer a algo, mientras compiten para ver quién es más vegano.

También aseguran que  dentro de su discurso animalista caen muy fácilmente en la pseudociencia.

Es muy común que las personas aficionadas a este estilo de vida se relacionen con charlatanes de la pseudociencia que aseguran tener la respuesta a todo, vendiendo algún producto milagro, lo cual puede resultar muy peligroso en algunos casos, sobre todo en la salud.

Desde veganos que aseguran ser inmortales por su alimentación cien por ciento orgánica, hasta personajes muy pesados que van por el mundo anunciando a bombo y platillo que son veganos y que siguen las normas estrictamente; son algunas de las cosas que se ven en esta clase de establecimientos.

Una palabra común para calificar a los veganos es quisquilloso, puesto que este tipo de clientes hacen mil preguntas sobre la comida y exigen cosas de forma grosera.

Cuando ya se han quedado tranquilos de que es todo vegano, siguen con una indagación sobre el origen de los productos.

Cuentan además, que este tipo de personas se creen con derecho a todo, exigen las cosas, más que pedirlas.

Para finalizar, otra de las cuestiones más lamentables es que la mayoría de los veganos tengan tolerancia cero hacia las personas que no comparten su estilo de alimentación, y que muchos de ellos consideren al veganismo como la solución a todos los males.

POB/RLV