Foto: Agencia Enfoque

Durante el martes 14 de noviembre, se conoció el hallazgo de tres cadáveres: dos en la ciudad de Puebla y uno en la Sierra Norte. Todos tenían algo en común: signos de tortura.

Por la mañana, en la colonia San Luis Gonzaga, ubicada al norte de la capital, se encontró el cuerpo de un hombre que tenía el rostro desfigurado; además, presentaba cuatro disparos en la cabeza y con piernas y brazos amarrados a un cable. El hombre estaba envuelto en una cobija.

Posteriormente, en un tramo de la autopista México-Tuxpan, a la altura de Huauchinango, fue hallado otro cuerpo de un varón que presentaba cortes con arma punzocortante en el cuello. También estaba “encobijado”.

Luego, en la tarde, en la ciudad de Puebla, nuevamente se reportó el hallazgo de un cadáver envuelto en una sábana azul, cerca del Estadio Cuauhtémoc; el hombre tenía heridas en el rostro y cuerpo. 

El 30 y 31 de octubre, el estado de Puebla vivió una jornada violenta, pues solo en esos días se cuenta el asesinato de 16 personas.

Los asesinatos están, presuntamente, relacionados con enfrentamientos entre bandas dedicadas al robo de combustible.

 

--
POB/LFJ