Los hoyuelos de Venus son dos pequeños huecos que se forman a los lados de la parte baja de la espalda. Su nombre tiene origen en la diosa Venus, diosa romana de la belleza y la fertilidad, por ello se han convertido en un símbolo de deseo e incluso, de fetichismo.

La presencia de estos hoyuelos se debe a la genética. Los hombres también los suelen tener y se les llaman "hoyuelos de Apolo", por el dios romano del Sol. Además, su presencia tanto en hombres como mujeres se asocia popularmente con una figura más saludable.

Mamen Jiménez, psicóloga especializada en terapia de pareja y sexualidad, destaca que no hay estudios científicos que muestren un relación directa entre los hoyuelos de Venus y la obtención de orgasmos.

Al parecer esta relación viene condicionada de una forma más psicológica de lo que se cree, porque al considerarse un rasgo atractivo su presencia genera excitación, de la misma forma en que otras personas consideran atractivos los senos grandes o la cintura marcada.

En cuanto a la mujeres que poseen los hoyuelos de Venus, podrían experimentar mayor placer porque el cerebro es el órgano sexual más potente y por esto, los seres humanos tenemos la capacidad de percibir algunas zonas de nuestro cuerpo como más atractivas.

Sea una cuestión científica o no, Internet ha creado un culto alrededor de los hoyuelos de Venus. Estos tienen su propio grupo en Facebook, con casi 20.000 seguidores y páginas dedicadas exclusivamente a esta parte del cuerpo.

Si quieres poseerlos existen algunos ejercicios que te ayudarán a marcar mejor esta zona, como los que se muestran en este video:

 

 

 

--

POB/RLV