Korfball, el deporte que respeta la igualdad de género

Durante los Juegos Olímpicos de Amberes 1920 y Ámsterdam 1928, el korfball fue un deporte demostración, lo que originó la formación de la Asociación Belga de Korfball. Sin embargo, la aceptación internacional llegó después de la II Guerra Mundial.


Mujeres y hombres se pelean por tener la pelota, pero si tocas a un miembro del otro género serás descalificado.

Uno de los deportes más interesantes que muy pocos conocen es el korfball o balonkorf, que se juega con una dinámica bastante similar al baloncesto, aunque utilizando una pelota más parecida a la del fútbol.

El deporte es mixto, lo que lo convierte en uno de los únicos del mundo con esa modalidad. En los partidos, se enfrentan dos equipos, cada uno formado por cuatro hombres y cuatro mujeres, cuyo objetivo es introducir el balón (el cual no se puede tocar con los pies) en un cesto.

Hay dos canastas de mimbre a los extremos del campo, sujetas a un poste de 3,5 metros de altura, y carentes de tablero.

Historia

En 1902, el maestro Nico Broekhuysen fundó el deporte al establecer las normas después de un viaje a Suecia. Desde entonces, Bélgica y los Países Bajos son los países en los que más se suele practicar.

Durante los Juegos Olímpicos de Amberes 1920 y Ámsterdam 1928, el korfball fue un deporte demostración, lo que originó la formación de la Asociación Belga de Korfball. Sin embargo, la aceptación internacional llegó después de la II Guerra Mundial.

Los países en los que se practica activamente el korfball en la actualidad son: Australia, Francia, India, Israel, Taiwán y Estados Unidos. A pesar de ser un deporte reconocido por el Comité Olímpico Internacional, sigue sin formar parte del programa olímpico.

 

--
POB/JCSD