Estudiantes de la Facultad de Ciencias de la Electrónica (FCE) de la BUAP diseñaron un dispositivo que permite a los invidentes caminar con una mayor autonomía y seguridad: el Sensor de Objetos para Personas con Discapacidad Visual (SODVI), creado por Elizabeth López López y Yair Romero López. En este proyecto fueron asesorados por Ricardo Álvarez González, profesor investigador de la FCE.

Esta herramienta detecta objetos que se encuentran a una distancia de hasta dos metros y medio, de modo que mediante la intensidad de vibraciones indica al usuario la cercanía de estos, para alertarlo y evitar los obstáculos del camino.

Con este trabajo, los universitarios obtuvieron el reconocimiento al «Mejor proyecto extranjero», en el área de Ingeniería y Tecnología, en la EXPOCYTAR 2017, realizada en Santa Rosa, La Pampa, Argentina.

Este dispositivo puede ser utilizado como un complemento del bastón, ya que se coloca en diversas partes del cuerpo —brazos, piernas, rodillas, hombros—, o en accesorios como gorras. Elizabeth López mencionó también:

«Entrevistamos a un grupo de personas con discapacidad visual, quienes nos comentaron que a pesar de que el bastón sí les ayuda, a veces se golpean otras partes del cuerpo, como la cabeza, al chocar contra casetas telefónicas, o bien se lastiman los ojos con lo que cuelgan los vendedores afuera de sus tiendas. Así surgió la idea de crear estos sensores que pudieran colocarse en distintas partes del cuerpo».

Yair Romero dijo que también diseñaron una aplicación móvil para sistemas Android, en la que un familiar del invidente puede registrar su número de teléfono para que en caso de que este se pierda o sienta que está en peligro, accione un botón desde un pequeño dispositivo extra.

El sistema funciona con sensores ultrasónicos y para la parte de control sus diseñadores utilizaron una placa de tipo Attiny85; además, agregaron una placa electrónica que consta de un dispositivo de potencia. La estructura que almacena todos estos componentes fue impresa en 3D para reducir costos.

Ahora, los jóvenes trabajan en el mejoramiento de SODVI. Planean reducir el tamaño del dispositivo extra para un mejor uso, adaptar nuevas funciones, como la medición de la presión arterial, y crear una base de datos en la app para adjuntar el historial clínico del invidente, de tal forma que al momento de activar el dispositivo para pedir ayuda se envíe esta información a un hospital cercano.

 

POB/RLV