César Camacho Quiroz, coordinador de los diputados del PRI sostuvo que sus compañeras no gritaron puto sino bruto. Dijo que ello no implica un agravio, por lo que no se ofrecerá ninguna disculpa y añadió:

«A juicio nuestro no implica ningún agravio. Las diputadas consideraron que era una manera de reaccionar frente a esta actitud nada viril y por el contrario ofensiva y provocadora de quien estaba haciendo uso de la palabra».

Hace tres días, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), recomendó a los diputados federales evitar reproducir prejuicios y estereotipos negativos, porque estas actitudes son «doblemente gravosas» dentro del Congreso de la Unión, ya que este espacio debe garantizar la máxima inclusión.

El Conapred añadió que el grito homofóbico denotó desprecio y no es una expresión ni descripción neutra; es una calificación que estigmatiza porque homologa la condición sexual con cobardía.

Arlet Mólgora, una de las diputadas implicadas, subió un video a su cuenta de Facebook ayer en la noche explicando que ella y sus compañeras, de ninguna manera, utilizaron la palabra ‘puto’ para insultar a Mario Ariel Juárez.

 

POB/RLV