Dinero
Foto: Agencia Enfoque

El incremento de salario mínimo no recupera el poder adquisitivo de las familias mexicanas, ni tampoco mejora la línea de bienestar.

Marcos Gutiérrez Barrón, académico de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) explicó que el salario pasó de 80.07 a 88.27 pesos, teniendo un incremento real de 3.9%; sin embargo la percepción ideal debería alcanzar los 112.58 pesos.

En los últimos 20 años, el salario mínimo ha perdido poder adquisitivo; refirió que en 1992 éste era de 13.33,  para 2006 alcanzó los 48.67 y en este año 88.27; no obstante, con 13.33 alcanzaba para 13 kilos de tortillas y con este aumento apenas para 6.

El catedrático indicó que el salario mínimo impacta en 3 y 3.5 millones de mexicanos que pertenecen a la población económicamente activa.
--
POB/LFJ