El 44.7% de la superficie de suelo en Puebla presenta degradación y 76.6% está en riesgo, según indica un Informe de la Situación del Medio Ambiente en México de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Para remediar la problemática, la Comisión Nacional Forestal (Conafor) fomenta la siembra de agave mezcalero en varias zonas de Puebla, con el objetivo de captar más agua y evitar la aridez.

En entrevista con Poblanerías en línea, Humberto Aguilar Viveros, delegado en Puebla de Conafor, dijo que las zonas propicias para la producción de mezcal son la Mixteca poblana y la región de Izúcar de Matamoros, donde 650 mil hectáreas tienen potencial.

Explicó que con el cultivo de agave mezcalero, además de restablecer los suelos, se puede dar una opción productiva a los pobladores, a la vez generar un ecosistema que permita la cosecha de otros productos como haba y maíz.

En 2015 Puebla obtuvo la denominación de origen para la producción de mezcal en 116 municipios; actualmente, existen 37 marcas de mezcal poblanas y para el próximo año se planea exportar a Rusia, Australia y Estados Unidos.

Suelos poblanos se degradan

De acuerdo con el informe de la Semarnat, la degradación de los suelos es un fenómeno que se presenta en todas las partes del mundo. Implica la reducción de la capacidad productiva y de la vegetación, lo que repercute en la calidad del aire y agua.

El 44.9% de los suelos del País son afectados por algún proceso de degradación. La degradación química, por las sustancias que se vierten en el suelo, ocupa el primer lugar en extensión (17.8% del territorio nacional), seguida por la erosión hídrica (11.9%), eólica (9.5%) y la degradación física (5.7%)

A nivel nacional, el riesgo por degradación hídrica –asociada a la pérdida de suelo por lluvias– alcanza al 42% de la superficie, las entidades federativas que presentarían más daño son: Guerrero (79.3%), Puebla (76.6%), Morelos (75.2%), Oaxaca (74.6%) y Estado de México (73.7%).

Mientras que 89% del territorio nacional está en riesgo por degradación del suelo eólica, principalmente en lugares desérticos o áridos; en estados como Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, Sonora, Durango y Zacatecas la totalidad de su superficie está en peligro.

En Puebla, el deterioro de suelos se debe a 22.1% por degradación química, 10.1% degradación hídrica, 9.6% eólica y 2.9% degradación física, que se refiere al enconstramiento o compactación del suelo.

El estudio “La desertificación en el estado de Puebla”, de los investigadores Jesús Ruiz, Víctor Tamariz, Eduardo Calderón, José Antonio Ticante y Abel Cruz, indica que la degradación de los suelos se debe principalmente a la falta de una política agraria con énfasis en el cuidado y la conservación de los suelos.

En la entidad, la zona de la Mixteca poblana sería la más afectada, debido a la tala indiscriminadael estado está en los primeros lugares en riesgo de deforestación, y al uso de tecnologías agrícolas “inadecuadas para ecosistemas frágiles”.

Mezcal contra la degradación

Justo en esa región del estado, la Conafor estableció desde 2013 un programa de restauración de suelos, a través de la siembra de agave mezcalero.

Humberto Aguilar Viveros dijo que con el programa, se han restablecido 14 mil 400 hectáreas de suelos en 77 municipios, ya que el agave permite la retención de agua, provoca que el suelo se enriquezca y que haya menos aridez. La meta para 2018 es recuperar otras mil hectáreas.

Desde la zona de Valsequillo, en la ciudad de Puebla, hasta la Mixteca poblana y el valle de Tehuacán, el suelo es apto para producir mezcal; en total son 650 mil hectáreas con potencial para la siembra de agave, de forma independiente a lo que ya se produce en dichas regiones.

Con el programa de restauración de suelos se han sembrado 6.2 millones de variedades diferentes de agave mezcalero, como son el cupreata, angustifolia, potatorum y marmorata; además de un millón 150 mil plantas de agave pulquero.

Con un 75% de supervivencia de las plantas, se logró el desarrollo de más de 5 millones de agaves mezcaleros, que beneficiaron a 39 productores.

El delegado de la Conafor en Puebla dijo que con el cultivo de mezcal, además de recuperar los suelos, se pueden establecer sistemas agroforestales que permitan en dos o tres años la siembra de otros productos como haba y maíz. Para que con ello, los agricultores tengan más beneficios y no dejen de trabajar sus tierras.

Crece inversión para agave

Aguilar Viveros expuso que, gracias a los resultados que se obtuvieron de 2013 a lo que va de 2017, los recursos federales para la producción de mezcal se han triplicado, esto al pasar de 10 millones en 2013 a 40 millones durante este último ejercicio fiscal.

El delegado dijo que para el próximo año, no solo espera la misma inversión para programas de fortalecimiento, sino que a través de programas temporales también se beneficie la producción de mezcal en la zona de Mixteca e Izúcar de Matamoros.

Por su parte, Rodrigo Riestra Piña, titular de la Secretaría de Desarrollo Rural, Sustentabilidad y Ordenamiento Territorial (Sdrsot), mencionó que desde el gobierno estatal apoyan a los 70 productores mezcaleros contratando a especialistas para que les den asistencia técnica y capacitación, tanto para la reproducción del agave como para la producción del mezcal y su comercialización.

Con el programa de reconversión productiva, entregaron material vegetal propagativo, para que se incremente la superficie de agave mezcalero en el estado de Puebla. A la par que realizaron campañas fitosanitarias para evitar las plagas y enfermedades, así como se han otorgado financiamientos y apoyos para la mecanización de esta superficie.

Otra acción del gobierno es apoyar a los productores para que acudan a ferias y exposiciones para diversificar sus canales de comercialización. Esto con miras de que para 2018 se inicie la exportación del mezcal poblano, para ello ya se tuvo acercamiento de algunas marcas con representantes de Rusia, Australia y Estados Unidos.

Las misiones comerciales consisten en demostraciones y degustaciones de las marcas poblanas con los posibles compradores.

 

 


POB/LFJ