Al hablar de sexo mucha gente dice que hay tres protagonistas: dos personas y la fantasía. Esta última puede jugar un facto importante al tener un buen encuentro.

Los fetiches sexuales son básicamente esas cosas por las que muchas personas se inclinan al momento de buscar o encontrar placer o excitación sexual.

Estos son los 4 fetiches sexuales más comunes:

  1. Sumisión y Dominación: Este fetiche se podría decir que es el más común, pues muchas parejas lo practican ya que permite sacar un lado poco conocido por la pareja. Dentro de esta práctica se pueden utilizar juguetes sexuales como muñequeras, tobilleras o látigos.
  2. Vouyerismo: Dentro de este fetiche la persona que lo practica disfruta y consigue placer de ver a otras personas desnudas y aún más teniendo relaciones.
  3. Juegos de roles y disfraces: Existen distintos tipo de disfraces eróticos que se pueden utilizar para agregar una chispa distinta en el ámbito sexual de una relación de pareja. A muchas personas les puede producir un grado de excitación distinta el ver a a su pareja en un disfraz.
  4. Tríos y orgías: Hoy en día, esta no es solo una fantasía de los hombres, ya que muchas mujeres también les gusta la idea de un trío, que puede incluir ya sea un hombre o incluso otra mujer.

Los fetiches, como bien observamos en esta lista, no se limitan únicamente a un género. Por ello, a continuación se presentan los 3 fetiches más comunes en hombres y los 3 más comunes en mujeres.

Hombres

  1. Crurofilia: Obsesión sexual relacionada con las piernas femeninas.
  2. Acomoclitismo: Gusto desmedido por contemplar los genitales que han sido totalmente depilados.
  3. Tricofilia: Tendencia por la cual algunos individuos alcanzan una intensa excitación sexual cuando acarician el pelo de otra persona.

Mujeres

  1. Sexo con otra mujer: Este es el deseo secreto más común entre las mujeres.
  2. Autoandrofilia: Consiste en la excitación que alcanza una mujer al vestirse de hombre y fantasear que es un hombre durante los actos previos y durante el acto sexual.
  3. Dacryfilia o dacrilagnia: El placer de este fetiche deriva de hacer llorar a la pareja para conseguir algún grado de exitación.

--

JMVA