Foto: Agencia Enfoque

La Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió públicamente una recomendación para no clasificar el cannabidiol (CBD) como una droga. El cannabidiol es uno de los componentes activos de la marihuana.

Estudios recientes muestran que el uso de cannabidiol en animales y humanos puede ser útil en las terapias para convulsiones, ocasionadas por enfermedades como la epilepsia. Cuando esta sustancia se utiliza de forma curativa, no existe un riesgo de generar dependencia.

Stuart Titus, presidente ejecutivo de Medical Marijuana, dijo que gracias a esta recomendación se puede facilitar el acceso de productos resultantes del cannabidiol (CBD) para mejorar la calidad de vida de personas que puedan ser beneficiadas por esta sustancia.

La OMS señala que el cannabis es la droga ilegal más popular y usada en el mundo. Casi 181.8 millones de personas entre 15 y 64 años consumieron cannabis de manera recreativa, en 2013.

 

--

POB/RLV